jueves, 24 de abril de 2014

1er Intento fallido de Angel Food Cake

Cosas que pasan

Pues ayer, tras más de un mes de espera, el maravilloso molde específico del bizcochito fue inaugurado, con un rotundo fracaso. Ni qué decir tiene que en esto de la repostería yo sigo las indicaciones al pie de la letra, vamos que no me salte ni una coma y utilice todos los productos, incluido el Cremor Tártaro.


Desde mi punto de vista, el error está en las claras, que por supuesto no montaron correctamente, o al menos no se montaron lo suficiente. Pero hay dos cosas que no me gustan: por un lado, las falsas fotos. Un bol enorme, bien amplio, con una batidora al lado y unas claras a punto de nieve, queda una foto estupenda, pero cuando metes la batidora en un bol de semejante tamaño, con las claras aún sin montar, no te cuento la que se lía en la cocina.

Y luego también está el "thermomix mágico", vamos a ver, nueve claras pasteurizadas de huevo no se montan en seis minutos en el thermomix ni de broma, por muy maravillosa que sea la maquina. Y es que ya de paso os cuento que, fracasado el intento de montar las claras en el grandísimo bol, las pase al thermomix, donde no levantaron correctamente, al menos no quedaron duras, y desde ese momento ya sabía yo que aquello no funcionaría.

Tentada estuve de echar levadura en la harina, pero como todas las recetas dicen que no, que no lleva levadura, pues no lo hice, y así salió. Subir en el horno subió, pero luego al enfriar, boca abajo por supuesto y circulando el aire, se desinflo hasta el fin. Y quedo algo de sabor aceptable, presencia horrible y apelmazado totalmente.

No se si pasar del asunto y usar el molde para otros menesteres, o intentarlo otra vez. Lo que tengo claro es que si lo vuelvo a intentar, cosa que dudo: divide y vencerás. Las claras las montaré de tres en tres y luego ya veremos...

En fin, que la repostería no es lo mío, y la próxima creo que me decanto por algo más sencillo.

martes, 22 de abril de 2014

Ensalada de Pasta

Con Atún y Anchoas

Parece mentira que las recetas más sencillas son las más ricas. Hace unos días que mi husband me decía que porque no hacía ensalada de pasta, pero la verdad, no sabía que echarle. A la pasta se le puede echar de todo, pero ¿qué exactamente?. Asi que he decidido que cuando una mezcla me quede buena, o al menos me quede a mi gusto, la guardo en el blog, y esta es que me ha quedado muy rica.


Lo mejor de esta ensalada es que fresco solo lleva la cebolla, y tampoco es imprescindible, con un huevo duro y unas latas nos queda una ensalada de muerte.

Ingredientes:

- 165 gr. de Pasta para Ensalada (espirales de colores o similar, por favor, una ensalada de pasta con macarrones no tiene ninguna gracia)
- Una lata de Anchoas
- Una lata de Atún al Natural
- Una lata de Pimiento Morrón
- Un Huevo duro
- Una cucharada de Alcaparras
- Un cuarto de Cebolla (opcional)

Para la Vinagreta:

- Una pizca de Sal
- Una vuelta de molinillo de Pimienta Negra
- Media cucharadita de Mostaza de Dijon
- Una cucharada de Vinagre de Manzana (al gusto)
- Dos o tres cucharadas de Aceite de Oliva

Elaboración:

En primer lugar cocemos el huevo. Ponemos agua a hervir y cuando borbotea echamos sal, como media cucharada. Esperamos que vuelvan a salir burbujas, echamos los huevos y con una cuchara de madera damos unas vueltas (para centrar la yema). Aunque solo voy a usar uno para la ensalada, suelo aprovechar y cuezo dos o tres.

En lo que se cuece el huevo, preparamos la vinagreta. En el bol donde vamos hacer la ensalada echamos la sal y la pimienta, el vinagre y la media cucharadita de mostaza, removemos bien hasta que la sal y la mostaza se hayan disuelto. Entonces echamos el aceite y comprobamos el sabor, rectificamos de sal si es necesario.

Añadimos las alcaparras, el cuarto de cebolla en brunoisse y las latas. Las anchoas, como los pimientos, los cortamos para que queden más manejables.

Ponemos una olla a hervir con agua abundante. Cocemos la pasta únicamente añadiendo algo de sal al agua. Cuando está al dente escurrimos.

Mientras se cocía la pasta, hemos pelado e incorporado el huevo al bol donde estamos haciendo la ensalada, lo removemos todo bien y evitamos la tentación de comérnoslo tal cual.

Añadimos la pasta al bol de la ensalada, removemos con una cucharda para qu etodo se integre, cubrimos con film y la dejamos reposar un ratito. A mi me parece que queda estupenda, las cantidades son para dos.



jueves, 10 de abril de 2014

Judías Carillas con Setas

Alubias guisadas con setas frescas y secas


Ingredientes
165gr. Alubias / Fabes
10gr. de Setas Secas
Una bandeja de Setas de Cardo
Una Patata
Una Zanahoria
Media Cebolla
Cuatro Ajos
Dos cucharadas de Tomate triturado
Un cuarto de vasito de Vino Blanco
Una cucharadita de Perejil Seco (una ramita fresco si tenemos)
Una cucharadita de Pimentón Dulce
Unas hebras de Azafrán
Una Cayena (opcional)
Aceite de Oliva Virgen
Sal

Elaboración

Lavamos bien las alubias y las ponemos en remojo, en agua fría, la víspera o doce horas antes de cocinarlas.

Media hora antes de empezar con el guiso, ponemos en remojo, en agua templada, las setas secas, 10 gr. de setas secas es un puñadito pequeño, las usamos para dar mejor sabor al guiso ya que las setas de cardo que podemos comprar en los supermercados tienen muy poco sabor, si usamos Níscalos o setas recogidas por el monte no con necesarias las setas secas.

Picamos muy fina la cebolla y uno de los ajos. Ponemos la olla rápida al fuego y esperamos a que este caliente la base, entonces añadimos el aceite, la cebolla y el ajo picado y rehogamos sin dejar de remover con una cuchara de madera para que no se pegue en la base.

Echamos las dos cucharadas de tomate triturado y añadimos las alubias con parte del agua de remojo más el agua de remojo de las setas secas, que pasaremos a través de un colador para retirar posibles restos de arenilla, tendremos agua suficiente hasta cubrir un dedo por encima de las alubias.

Echamos la patata entera y pelada, y la zanahoria también entera y raspada, añadimos la cucharadita de perejil seco, el pimentón y las hebras de azafrán. Añadimos un poquito de sal y cerramos la olla ajustando la tapa.

Vamos a cocinar en el nivel 2 de presión. Esperamos a que la olla coja presión, en cuanto el indicador nos señala que ha llegado al nivel de presión 2, bajamos el fuego al mínimo y contamos ocho minutos.

Mientras cuecen las judias, vamos a preparar las setas, en una sartén amplia echamos un fondo de aceite, añadimos los ajos laminados y la cayena, cuando el ajo empieza a saltar añadimos las setas cortadas, tanto las setas hidratadas como las setas frescas, rehogamos las setas hasta que vayan reduciendo, entonces añadimos un poquito de vino blanco.

Cuando transcurren los ocho minutos de cocción de las judías, retiramos la olla del fuego y dejamos que pierda presión para abrirla. Mientras la olla pierde presión retiramos del fuego las setas que ya tendremos rehogadas.

Pasados unos minutos ya podremos abrir la olla, lo haremos con cuidado y siempre con la tapa al lado contrario de nuestra cara, destapamos la olla. Una vez abierta la olla, retiramos la patata y la zanahoria y lo pasamos al vaso de la batidora. Echamos las setas rehogadas sobre las alubias, y acercamos nuevamente la olla al fuego sin tapa, mantenemos el fuego bajito, con un ligero hervor.

La patata y la zanahoria que tenemos reservadas en el vaso de la batidora las trituramos y añadimos un cucharón del caldo de cocción de las alubias, batimos hasta que nos quede una crema.

Tenemos las alubias cociendo lentamente con el sofrito de setas incorporado, entonces añadimos la crema que hemos hecho con la patata y la zanahoria, rectificamos de sal. Dejamos que de un hervor todo junto.

Una vez que hemos añadido las setas y la patata con la zanahoria triturada ya no vamos a poner la tapa de presión, esto es muy importante porque al estar ahora el sofrito y el caldo engordado por la patata si pusiéramos nuevamente la tapa de presión podría pegarse el guiso al fondo de la olla.

El tiempo de cocción de las alubias depende del tipo, estas pequeñas con ocho minutos es suficiente, tenemos que contar que no hemos forzado la salida de presión, tiempo en el que siguen cocinándose, y que una vez incorporado el sofrito damos un hervor todo junto.

Si al abrir la olla vemos que nos han quedado algo duras, siempre podemos cerrar y cocinar un par de minutos más, es mejor quedarse corto y rectificar que no hacer puré de judías.

Y ya tenemos nuestras legumbres guisadas con setas, sin grasa animal, es un plato muy rico de sabor suave.