jueves, 9 de enero de 2014

Caldo Mágico

Para el Tono Físico y la Salud Espiritual

Sin olvidar sus buenas propiedades para el hígado y la circulación de la sangre. Un caldo muy aromático que tiene como ingrediente principal el ajo, os recomiendo probarlo, porque está muy rico, y después de los excesos, una taza de caldo caliente y ligero sienta muy bien. Suelo preparar medio litro, que son dos tazas, pero se pueden doblar las cantidades y hacer un litro.


Ingredientes:

- Tres Ajos
- Una rodajita de Raíz de Jengibre (del tamaño de un ajo)
- Media hoja de Laurel (o una hoja pequeñita)
- Un Clavo de especia
- Una cucharada escasa de Aceite de Oliva Virgen (primera presión en frío)
- Un poquito de Pimienta Negra (un vuelta de molinillo)
- Un poquito de Cúrcuma (lo que cogemos con la punta del cuchillo)
- Un poquito de Tomillo (una pizca)
- Un poquito de Perejil (seco)
- Un poquito de Sal
- Medio litro de Agua

Elaboración:

Se que la cantidad "un poquito" es muy imprecisa, quizá debería poner un cuarto de cucharadita pero esa medida me parecería más apropiada para un litro de caldo, es decir, seis ajos, y sinceramente, los "poquitos" entendidos como octavos de cucharadita o lo que se coge con la punta del cuchillo, creo que pueden ser válidos. De todas formas, lo importante es que no me olvide como lo he hecho porque está de muerte.

Pelamos los ajos y quitamos la piel a la rodajita de jengibre. Ponemos el medio litro de agua en el vaso del thermomix, echamos todos los ingredientes, y programamos: 25 minutos, 100 grados, velocidad 1. Acabado el tiempo trituramos 20 segundos a velocidad 8. Rectificamos de sal y ya tenemos nuestro Caldo Mágico listo para tomar.


Quién dice Thermomix, dice MyCook y maquinas similares. Si no tenemos máquina, hervimos a fuego medio la mezcla y la pasamos por la batidora para que emulsione. El caldo debe quedar con el aspecto de la foto.





jueves, 2 de enero de 2014

Lentejas con Setas Secas y Jengibre

Lentejas de Año Nuevo

Con sofrito y picada, al estilo tradicional pero con unas notas de sabor que aportan el Jengibre y las Setas secas. Entre otras muchas tradiciones para la comida de Año Nuevo, se encuentra comer lentejas para atraer la prosperidad. No es un mal momento para una guiso sabroso y calentito, vaya día de lluvia hemos tenido en Madrid.


Ingredientes:

200gr. Lentejas (remojadas unas horas)
10 gr. de Setas Secas
10 Almendras
Una Zanahoria
Un Pimiento verde
Media Cebolla (no muy grande, sino 1/4)
Dos ajos pequeños
Dos cucharadas de Tomate triturado o un Tomate maduro
Media cucharadita de Pimentón de la Vera
Un cuarto de cucharadita de Perejil Seco, o unas hojas si tenemos fresco.
Una hoja de laurel
Dos clavos de especia
Unas bolitas de Pimienta Negra
Un trocito de raíz de Jengibre del tamaño de un ajo
Aceite de Oliva
Sal

Elaboración

Ponemos las lentejas en remojo en agua fría unas horas antes. En un bol independiente de las lentejas ponemos las setas secas para hidratarlas con agua templada, las setas deben estar al menos media hora en agua.

Desechamos las lentejas que flotan sobre el agua y tiramos el agua del remojo, las aclaramos y escurrimos, ponemos las lentejas en la base de una olla. Incorporamos una hoja de laurel, un trocito de raíz de jengibre, los clavos de especia y las bolitas de pimienta. Cubrimos de agua y encendemos el fuego a temperatura media.

Antes de hacer el sofrito de las lentejas, vamos a tostar las almendras para la picada. En una sarten sin aceite echamos las almendras, dejamos que se tuesten con cuidado de no quemarlas, y las pasamos al mortero.

En esa misma sarten ponemos un fondo de aceite, una cucharada, echamos un ajo muy picado, cuando empieza a saltar el ajo, incorporamos la cebolla picada, dejamos que se rehogue un poquito y añadimos el pimiento en brunoisse y la zanahoria en daditos, ayudamos con un poquito de sal para que las verduras suden. Mientras si en la olla donde cuecen las lentejas vemos que se forma algo de espuma, la vamos retirando con una paleta, son impurezas que surgen al hervir y es bueno retirar esa espuma.

Cuando vemos que el sofrito empieza a ablandarse le añadimos las dos cucharadas de tomate triturado o el tomate maduro picado, damos unas vueltas y echamos el pimentón. Todo el sofrito, con el pimentón ya incorporado, lo echamos a la olla donde cuecen las lentejas. Para pasarlo de la sarten a la olla nos podemos ayudar de un cazo del caldo donde cuecen las lentejas. Hay que tener en cuenta que siempre que hagamos un guiso "abierto", al chup chup, es conveniente tener un cazo con agua caliente al lado, para si evapora líquido poder añadir un poquito sin estropear el guiso, si añadiésemos agua fría lo echaríamos a perder y si echamos mucha agua desde el principio nos puede quedar demasiado caldoso.

Ahora vamos a preparar la picada, que será el espesante del caldo. En el mortero donde hemos reservado las almendras tostadas, ponemos un diente de ajo, machacado con el prensa ajos, un poco de sal, una cucharada de aceite y el perejil. Se machaca bien y se deslíe con 2 o 3 cucharadas de caldo de cocer las lentejas. Se vierte en la cacerola de las mismas.

Tenemos las lentejas hirviendo a fuego medio con el sofrito y la picada, es el momento de incorporar las setas hidratadas, la picamos y echamos a la olla. Probamos y rectificamos de sal, dejamos que cueza todo junto hasta que las lentejas estén tiernas (le quedarán unos cinco o diez minutos).

Y ya tenemos listas nuestras lentejas estofadas con sabor especial.