miércoles, 28 de agosto de 2013

¿Paralelismos Inexistentes?

Granjas Industriales

Actualmente estoy leyendo "Comer Animales" de Jonathan Safran Foer, y según avanzo en la lectura me gustaría comentar algo sobre la diferencia entre las granjas industriales estadounidenses y las condiciones del ganado en Europa. Se tiende generalmente a dar por válidos los datos incluidos en este y otros libros de temática similar, los leemos y nos asustamos, pero estos datos son válidos para EE.UU, son cifras y evidencias de hechos que ocurren allí. No quiero decir que en nuestro país no suceda algo similar, pero las barbaridades que se permiten en fábricas como las citadas en esta obra, no creo que sean posibles en Europa, o espero que no en España.


Por citar un dato concreto: en la página 162 del libro se habla del tamaño de los cobertizos donde se crían los animales, "de 14 metros de ancho por 150 de largo, con capacidad aproximada para albergar a 33.000 aves cada uno". En 2011, año de edición del libro, podemos leer en una noticia de un periódico nacional que en Madrid la mayor granja avícola cumple con la normativa de bienestar animal "la granja de gallinas Vilela, que cuenta en Valdemoro con 600.000 gallinas y 12.500 metros cuadrados de superficie".

No he podido hacer un calculo para encontrar la diferencia entre las superficies, ya que no se trata de un cobertizo sino toda una granja, además en la legislación Europea sobre el bienestar de los animales de granja se habla de metros cuadrados por densidad "Normas para explotaciones que críen los animales con una densidad de entre 33 y 39 kg de pollos por metro cuadrado".


En torno a este tema del bienestar animal para el consumo humano la legislación parece diferente en Europa, es evidente que cualquier sacrificio es doloroso, pero no puedo dejar de pensar en otros ejemplos, como el cerdo ibérico de Extremadura: vas por allí en otoño, y los cerdos negros se encuentran entre las encinas, creo que felizmente.

Luego les llegará el mal día, pero su vida nada tiene que ver con la del cerdo que nos describe el libro. También lo vemos en Cantabria, las vacas pastando, con sus terneros, y las ovejas, y los cabritos; mañana servirán de alimento, pero el día a día de estos animales para el consumo humano quizá se asemeje más al que describe el libro de las granjas tradicionales.

¿Significa esto que, si seguimos una alimentación omnívora, deberíamos ser más selectivos a la hora de adquirir productos cárnicos? pues supongo que sí.

A mi es un tema que me preocupa, y me gusta leer al respecto, pero en concreto este libro no me ha convencido, por supuesto me ha hecho replantearme qué poner en mi plato, pero también parece venir a decir que la culpa del trato que reciben los animales es del consumidor que quiere adquirir pollo a un precio bajo. Y nos responsabiliza de no querer saber de donde proceden los alimentos, eso es una generalización, yo si quiero saber y al igual que yo, muchos nos preocupamos por estas cosas.

Buenos días ¡¡

martes, 27 de agosto de 2013

Ensalada Campera

Ensalada de Patata

A estas alturas del verano, y lo que es peor, a estas alturas de blog ¿es posible que no tenga publicada la receta de la Ensalada Campera?. Pues si señor, después de estar escribiendo un blog de recetas de cocina desde el año 2007, pasados siete veranos y a punto de terminar el octavo, nunca había publicado la receta de la ensalada más típica, la ensalada de verano por antonomasia, la reina de los aperitivos veraniegos.

Pero no nos preocupemos, aquí la traigo, redactadita y preciosa, con sus fotos y todo, viene de prestado de "Cocina en Olla Rápida", pero viene, y como no puede faltar esta receta esencial, hoy publicamos: Ensalada Campera.


Hay muchas formas de preparar la Ensalada de Patata, muchas recetas y variantes, pero lo básico es siempre lo mismo, patatas y huevo con pepino tomate y pimiento, no puede faltar la cebolla y le alegra unos trozos de bonito en escabeche. En esta ocasión me he permitido cocer, tanto las patatas como los huevos, en versión express, he ahorrado tiempo y energía, y creo que queda estupendamente.

Ingredientes para dos personas,

Para la Ensalada:


- Dos Patatas medianas o una grande
- Dos Huevos
- Un Pimiento verde
- Un Pepino
- Un Tomate
- Una Cebolleta, o media si es grande
- 100 gr. de Bonito en Escabeche (puede sustituirse por atún)


Para la Vinagreta:

- Una cucharada de Vinagre de vino
- Tres cucharadas de Aceite de Oliva
- Una pizca de Sal

Elaboración:

Vamos a cocer las patatas y los huevos en la Olla Rápida, con el mismo método que la Ensaladilla Rusa. Ponemos en el fondo de la olla las patatas y echamos agua hasta cubrir. Añadimos las patitas y el accesorio de vapor y ponemos encima los dos huevos.


Cerramos la olla, encendemos el fuego y esperamos a que suban las dos rayitas (presión 2); bajamos el fuego al mínimo y contamos seis minutos.

En el tiempo que cocemos las patatas y los huevos vamos a preparar los demás ingredientes de la ensalada. En esta ocasión, como la estaba preparando para llevar, he utilizado un tupper. En el fondo del tupper, donde luego transportaré la Ensalada, echo una cucharada de vinagre, añado la sal y mezclo hasta que la sal se integra en el vinagre, entonces añado las tres cucharadas de aceite y mezclo nuevamente. Voy a ir cortando los demás ingredientes e incorporándolos a la vinagreta.

La cebolleta en brunoisse, el pimiento y el tomate en dados. El pimiento lo cortamos siempre por la parte de dentro, con la piel hacia abajo, tras retirar las semillas y los filamentos blancos.

El pepino lo he pelado, en algunas ocasiones lo utilizo bien lavado sin pelar, pero para esta ensalada, como ya tengo color verde del pimiento, prefiero pelarlo: primero corto los dos culos del pepino y los froto contra el propio pepino porque en algún sitio leí que así no amargan, luego lo pelo con el pelapatatas que resulta muy sencillo, finalmente lo corto en dados, primero lo corto a la mitad, lo apoyo en la tabla y lo corto en tiras, junto todas las tiras y hago dados.

Mezclo con la vinagreta la cebolleta, el pimiento, el pepino y el tomate; más o menos he tardado el tiempo de cocer las patatas y los huevos, seis minutos, por lo que aparto la olla del fuego, dejo escapar el vapor y con un guante para no quemarme retiro los huevos, los pongo bajo el chorro de agua fría para refrescarlos. Las patatas las saco pinchándolas con un tenedor, y en caliente, sujetas en el tenedor, retiro la piel, es muy sencillo y sale muy fácil, solo hay que tener cuidado de no quemarse.

Corto patatas y huevos, echo un poquito de sal sobre la patata (no eche sal al agua de cocción), y lo incorporo a la ensalada, añado el bonito en escabeche, y remuevo todo bien. Ya tengo mi ensalada preparada y lista para llevar.


Al hilo de esta receta os cuento, que he pensado en varias ocasiones, que por considerar algo conocido y cotidiano, lo descartamos, lo valoramos poco, y con el tiempo nos damos cuenta que las cosas más sencillas, las que ignoramos a veces, son importantes.

Feliz vuelta de las vacaciones ¡¡¡

jueves, 22 de agosto de 2013

Leche de Avena

Receta y Comentarios

Sobre las leches vegetales se puede hablar mucho, y si nos ponemos y nos metemos en faena, hasta podemos llegar a relacionarlo con otros temas que no vienen al caso y terminar haciendo proselitismo del vegetarianismo. Pero hoy no tengo el día de divagar, hoy estoy contenta, algo tendrá que ver que aún no me he incorporado al trabajo y estoy pasando los últimos días de vacaciones en casa. Y quizá por que estoy en casa, quizá porque me sobra tiempo, me he lanzado a preparar leche de avena, y me ha sorprendido muy gratamente.


La base de la receta que he utilizado es la del recetario Vorwek de Thermomix, le he añadido algunas modificaciones que ahora os cuento, pero lo que me sorprende es que he visitado varios blogs comparando recetas y la impresión general que me llevo es que esta receta aburre. Hay quién pone unas fotos maravillosas, quién nos cuenta su vida y la de su familia, pero ninguno de los blogs y recetas visitadas me ha transmitido la sensación que he tenido al abrir el thermomix.

Leche de Avena
Ingredientes para un litro de leche:

- 1 litro de Agua
- 30 gr. de Copos de Avena
- 1 cucharadita de Aceite de Girasol
- 80 gr. de Azúcar (Opcional)
- 1 sobre de azúcar vainillado del LIDL
- 1 pellizco de Sal Maldón

Como puede observarse en los ingredientes he rebajado la cantidad de agua, la receta base de vorwek utiliza litro y medio pero me pareció excesivo para la proporción de avena. También he quitado el azúcar y echado exclusivamente un sobre de azúcar vainillado, realmente no estoy elaborando un refresco, una horchata, sino una leche vegetal que utilizaré como tal y, al igual que la leche de vaca, si quiero azúcar en el café lo añado luego. Respecto a la sal me pareció más adecuado usar cristales de sal maldón que son bastante más puros. Y en cuanto al aceite, es lo que da untuosidad, se puede prescindir de aceite pero nos quedará como aguado.

Elaboración:

Echamos en el thermomix el agua, sobre el agua añadimos la avena (pesada), el aceite de girasol, el sobre de azúcar vainillado y la pizca de sal. Cerramos el thermomix, programamos 10 minutos a 90º en velocidad 5. Al terminar el tiempo y abrir la tapa, es increíble el olor tan rico y la espuma blanca que aparece arriba, de verdad que merece la pena probar solo por ese momento al abrir la tapa del thermomix.

Ahora llega el momento que me parecía delicado, yo no tengo tropecientos coladores, ni gasas, ni todas esas cosas raras que parecen necesarias. La leche era evidente que quería guardarla en una botella, pero el problema está que la botella tiene el cuello pequeño y mi colador de tela es más grande. Así que me decante por colar la leche en una jarra para luego pasarlo a la botella.


También me sorprendió que la avena se ha desintegrado, esperaba encontrar trocitos, pero no, solo ha quedado en el colador una ligera crema de tono beis. Cuando he pasado a la jarra todo el líquido del thermomix, según se ha ido llenando la jarra he ido levantando el colador y ayudándome con una cucharilla, para remover y colar, al final he apoyado el colador en el thermomix y pasado el líquido a la botella.


Una vez en la botella no es adecuado tapar en caliente por lo que, para evitar que entren bacterias, he puesto un papel de cocina doblado con una servilleta. Ahora me preocupa la caducidad de la leche, que supongo estará en torno a los tres o cuatros días. El colador lo he vuelto a poner sobre la jarra para lavar el thermomix, por cierto, esta es una de esas recetas que dejan el thermomix bastante sucio, mejor lavarlo en seguida (jarra a la mitad de agua y veinte segundos velocidad nueve, tiramos el agua sucia, pasamos un estropajo suavemente por las paredes y volvemos a llenar de agua, nuevamente veinte segundos velocidad nueve; la tapa y el cubilete los friego con una gota de detergente en el momento y ya lo dejo todo limpio).


Dos detalles más: la gomita verde con la que sujeto la servilleta es de los espárragos, las guardo porque me parecen monísimas para estas cosas. El colador sigue en la jarra y está terminando de gotear para echarme una nube de leche al té.

Y estamos de vuelta, me quedan pocos días para empezar a trabajar, pero como dicen muchos, gracias que tengo que volver al trabajo.

viernes, 2 de agosto de 2013

Vacaciones de Verano 2013



Comienzan las vacaciones y, al igual que otro años, ahora tengo tiempo para tantos proyectos que pasaran los días sin haber hecho nada. Esta mañana tenía previsto ordenar algunas cosas del trastero y preparar uno canelones... y bueno, creo que ya voy tarde. Me he entretenido al encontrar el ¡¡¡ WALKMAN ¡¡¡ no pensaba tirarlo pero casualmente lo he dejado junto a unos móviles viejos que voy a llevar al punto limpio; no sé como ha sucedido, pero me he quedado mirando el walkman y el cargador del móvil y he pensado "¿servirá un cargador para que funcione el walkman?".

Y ha servido. Y entonces no he podido evitar buscar las cintas de audio, sabía que en algún sitio guardaba una bolsa con cintas. Y así ha transcurrido la mañana, ahora mismo escucho música de hace 25 años, en un walkman enganchado a los bafles del ordenador y a la red, oigo el trastear de la cinta, oigo la música, y... no quiero ni pensar que va a pasar cuando llege a la zona de "Tirar todos los cacharros de cocina que ya no uso".

Felices vacaciones ¡¡