jueves, 22 de agosto de 2013

Leche de Avena

Receta y Comentarios

Sobre las leches vegetales se puede hablar mucho, y si nos ponemos y nos metemos en faena, hasta podemos llegar a relacionarlo con otros temas que no vienen al caso y terminar haciendo proselitismo del vegetarianismo. Pero hoy no tengo el día de divagar, hoy estoy contenta, algo tendrá que ver que aún no me he incorporado al trabajo y estoy pasando los últimos días de vacaciones en casa. Y quizá por que estoy en casa, quizá porque me sobra tiempo, me he lanzado a preparar leche de avena, y me ha sorprendido muy gratamente.


La base de la receta que he utilizado es la del recetario Vorwek de Thermomix, le he añadido algunas modificaciones que ahora os cuento, pero lo que me sorprende es que he visitado varios blogs comparando recetas y la impresión general que me llevo es que esta receta aburre. Hay quién pone unas fotos maravillosas, quién nos cuenta su vida y la de su familia, pero ninguno de los blogs y recetas visitadas me ha transmitido la sensación que he tenido al abrir el thermomix.

Leche de Avena
Ingredientes para un litro de leche:

- 1 litro de Agua
- 30 gr. de Copos de Avena
- 1 cucharadita de Aceite de Girasol
- 80 gr. de Azúcar (Opcional)
- 1 sobre de azúcar vainillado del LIDL
- 1 pellizco de Sal Maldón

Como puede observarse en los ingredientes he rebajado la cantidad de agua, la receta base de vorwek utiliza litro y medio pero me pareció excesivo para la proporción de avena. También he quitado el azúcar y echado exclusivamente un sobre de azúcar vainillado, realmente no estoy elaborando un refresco, una horchata, sino una leche vegetal que utilizaré como tal y, al igual que la leche de vaca, si quiero azúcar en el café lo añado luego. Respecto a la sal me pareció más adecuado usar cristales de sal maldón que son bastante más puros. Y en cuanto al aceite, es lo que da untuosidad, se puede prescindir de aceite pero nos quedará como aguado.

Elaboración:

Echamos en el thermomix el agua, sobre el agua añadimos la avena (pesada), el aceite de girasol, el sobre de azúcar vainillado y la pizca de sal. Cerramos el thermomix, programamos 10 minutos a 90º en velocidad 5. Al terminar el tiempo y abrir la tapa, es increíble el olor tan rico y la espuma blanca que aparece arriba, de verdad que merece la pena probar solo por ese momento al abrir la tapa del thermomix.

Ahora llega el momento que me parecía delicado, yo no tengo tropecientos coladores, ni gasas, ni todas esas cosas raras que parecen necesarias. La leche era evidente que quería guardarla en una botella, pero el problema está que la botella tiene el cuello pequeño y mi colador de tela es más grande. Así que me decante por colar la leche en una jarra para luego pasarlo a la botella.


También me sorprendió que la avena se ha desintegrado, esperaba encontrar trocitos, pero no, solo ha quedado en el colador una ligera crema de tono beis. Cuando he pasado a la jarra todo el líquido del thermomix, según se ha ido llenando la jarra he ido levantando el colador y ayudándome con una cucharilla, para remover y colar, al final he apoyado el colador en el thermomix y pasado el líquido a la botella.


Una vez en la botella no es adecuado tapar en caliente por lo que, para evitar que entren bacterias, he puesto un papel de cocina doblado con una servilleta. Ahora me preocupa la caducidad de la leche, que supongo estará en torno a los tres o cuatros días. El colador lo he vuelto a poner sobre la jarra para lavar el thermomix, por cierto, esta es una de esas recetas que dejan el thermomix bastante sucio, mejor lavarlo en seguida (jarra a la mitad de agua y veinte segundos velocidad nueve, tiramos el agua sucia, pasamos un estropajo suavemente por las paredes y volvemos a llenar de agua, nuevamente veinte segundos velocidad nueve; la tapa y el cubilete los friego con una gota de detergente en el momento y ya lo dejo todo limpio).


Dos detalles más: la gomita verde con la que sujeto la servilleta es de los espárragos, las guardo porque me parecen monísimas para estas cosas. El colador sigue en la jarra y está terminando de gotear para echarme una nube de leche al té.

Y estamos de vuelta, me quedan pocos días para empezar a trabajar, pero como dicen muchos, gracias que tengo que volver al trabajo.