domingo, 29 de enero de 2012

Kofta, albóndigas orientales

Con especias y asadas al horno

Con carne picada de ternera podemos preparar unas koftas, son como nuestras albóndigas de siempre pero mucho más especiadas, tienen un sabor muy rico y es una forma de dar salida a la carne picada en un plato sencillo con un toque de lo más especial.


Existen multitudes de recetas de koftas, todas tienen más o menos la misma base, pero hay una diferencia importante: la cebolla. Con cebolla me parece que quedan menos "orientales" cogen un sabor más conocido, mientras que si prescindimos de la cebolla personalmente me parece que están mejor.

Ingredientes: (para dos personas)

300 / 350 gr. de Carne Picada de Ternera
20 gr. de Pan Rallado
Una pizca de:
- Cayena Molida
- Comino Molido
- Jengibre Molido
- Curry
Un Ajo machacado
Media cucharadita de Oregano
Dos cucharaditas de Aceite
Un poquito de Sal
Un Huevo o una cucharadita de harina de garbanzo disuelta en dos cucharaditas de agua

Elaboración:

Para coger la "pizca" utilizo la parta de atrás de una cucharilla, realmente no sabría precisar la cantidad en gramos. La idea es mezclar todos los ingredientes con la carne picada, cuanto más mezclemos mejor quedarán, una vez todo mezclado dejamos la carne en forma de bola, cubierta con film, para que repose al menos tres horas, una buena idea es preparar la mezcla por la noche para comer al día siguiente (por supuesto, guardamos la carne en la nevera).


Antes de empezar a preparar las koftas, encendemos el horno a 200º. Cogemos la carne reposada con las especias, y vamos a ir formando pequeñas bolitas, para que nos queden más o menos iguales, he usado unos moldes de mini muffins de silicona, pero perfectamente podemos prescindir de ellos. Con el spray de aceite salpico el molde, si no tenemos spray con una gotita de aceite y un pincel, vamos untando un pelín la base, muy poquito. Nos mojamos las manos en agua y cogemos pedacitos de carne dandoles forma redondeada. Mojarnos las manos es importante para que no se nos pege la masa.


Una vez todas las bolitas preparadas, bajamos la temperatura del horno a 180º y las horneamos, aproximadamente en ocho o diez minutos estarán listas, hay que tener en cuenta que en el horno y usando este tipo de molde o base de silicona, la carne se dora antes por debajo que por encima, si esperamos a ver la carne dorada por encima se nos habrá secado en exceso por debajo, por tanto es mejor sacar y dar la vuelta a una, ver si está dorandose, y decidir si las dejamos un pelín más o las sacamos, que esperar a que nos queden todas secas.


En unos días publicaré la versión vegetal de las koftas, a las cuales les agradezco lo mucho que me han hecho pensar.

jueves, 26 de enero de 2012

Recetas de Pasta, Legumbres y Verduras

Muchas opciones, una elección.

Viviendo en occidente y con recursos económicos, puedes decidir si te alimentas de una u otra forma, seguir las dietas más extravagantes, comprar productos gourmet, ecológicos, de mercado... las opciones son miles, incluso alimentarte de comida rápida o productos precocinados es una opción.


Mi opción actual, sobre la base de una tracición gastronómica mediterránea, es en cierta medida vegetariana, sin postura radical, no pretendo influenciar ni convencer a nadie, ni siquiera a mi entorno, simplemente creo que ha llegado el momento de reducir al mínimo la ingesta de animales, por supuesto que hay una cuestión ética, los animales sufren, pero también hay una razón sensorial.

Es una sensación interna de calma, de alimentos que me despiertan, que me animan a seguir buscando, no está todo escrito, ni todo cocinado, quedan muchas recetas por compartir. Son muchas las religiones que prescinden de la carne, de manera generalmente flexible, sería equiparable al termino que actualmente utilizan aquellos que sin llevar una dieta vegetariana buscan el equilibrio de una alimentación sana en la que rara vez se nutren de animales, los flexitarianos.

Son muchas las familias que no pueden permitirse un entrecot, y se sienten desgraciados por no poder comer carne todos los días, y por el precio compran cerdo, cordero, carnes más económicas, evidentemente más grasas, y finalmente no tan saludables. Necesitamos alimentarnos y podemos decidir como hacerlo, sentarnos a la mesa para compartir, aunque estemos solos.

Los alimentos deben tratarse con respeto, antiguamente se oraba antes de comer, pero ahora nadie lo hace, se daba gracias por disponer de alimentos, y se pedía que a nadie le faltase el pan. Mi deseo: que nadie pase hambre.

lunes, 23 de enero de 2012

Libros de cocina en el VIPS

¿Buenas Ofertas?


Siempre que compro un libro del VIPS, bueno, casi siempre, prometo que no voy a caer en la trampa nunca más, pero al final vuelvo a caer. Suelen poner grandes ofertas en libros de cocina, ofertas espectaculares del tipo 3,50€ por un libro, cuando veo la oferta pienso, cómo no lo voy a coger, si cuesta lo mismo que una revista, lo hojeo y lo compro, cuando llego a casa es cuando lo miro detenidamente y cuándo generalmente me doy cuenta que no merece la pena, suelen ser libros con fotos bonitas y poco más, por las fotos, vale, pero de los tres últimos que he comprado, en ninguno de ellos he encontrado una buena receta.

Lo habitúal es que no estén bien traducidos, faltan ingredientes o sobran o la foto no se corresponde con la receta, lo dicho, por las fotos merecen la pena, pero si buscas una "receta de cocina" mi recomendación es huir de los libros en oferta del VIPS.

viernes, 20 de enero de 2012

Solomillo Ibérico al Estilo Kenty

Con Guarnición de Cebolla al Vino y Gnochis de Patata.

Una receta de Solomillo que puede prepararse con antelación y es perfecta para llevar, los solomillos se preparan enteros, se flambean con brandy y cocinan en salsa de nata, luego a la hora de servirlos se filetean y se pasan por la plancha, quedan muy bien, muy jugosos y es una receta muy sencilla, el único punto delicado es el flambeado, pero teniendo cuidado de no perder las cejas, no hay problema. De acompañamiento una cebolla confitada en vino y unos gnochis, que pueden sustituirse por unas patatas simplemente fritas o asadas al horno.


Ingredientes:
2 Solomillos de Cerdo
Un vaso de Brandy
250 ml. de Nata
4 Escalonias o 2 Cebollas o un manojo de Cebollas Frescas
Vino Tinto
Una cucharada de Miel
Una cucharada de Vinagre suave (de Manzana, por ejemplo)
Nuez moscada
Sal, Pimienta y Aceite de oliva.

Preparación:
Partimos los solomillos en dos trozos grandes (si son pequeños los podemos añadir enteros) y los salpimentmos bien por ambos lados. Ponemos aceite en una sartén, a mi para la carne me gusta echarlo con el spray, para que quede más extendido por toda la sartén echando poca cantidad.

Encendemos el fuego fuerte, cuando el aceite está muy caliente ponemos la carne y la doramos por todos los lados, para trabajar con la carne utilizamos las pinzas para no pincharla y que no suelte los jugos, sellamos la carne. Una vez bien dorada, bajamos el fuego, añadimos el brandy y flambeamos.

El flambeado a mi me da un miedo horrible, me da la impresión que la cocina va a salir en llamas, la verdad es que es fácil, pero da respeto. Yo lo que hago, como tengo la terraza de la cocina al lado del fuego, es abrir la puerta de la terraza, justo cuando toca flambear cojo la sartén y la pongo en el suelo de la terraza enciendo la cerilla (con un mechero es mucho más difícil) y cuando ya están las llamas vuelvo a poner la sartén en su sitio.

Mientras está ardiendo el licor damos vueltas a los solomillos con unas pinzas para que se hagan por todos los lados igual, una vez se consume el alcohol y las llamas, ponemos el fuego al mínimo y añadimos la nata, movemos bien para trabar la salsa y dejamos que se hagan los solomillos en la salsa de nata unos minutos, de esta forma quedaran rositas por dentro y jugosos.



Ahora apartamos los cuatro trozos, los ponemos en un pyrex de cristal y los regamos con la salsa, reservamos.

Para preparar la cebolla, en la misma sartén que hemos hecho la carne, la aclaramos, añadimos un fondo de aceite de oliva y la cebolla en juliana, damos una vueltas, con el fuego medio, echamos sal y cuando vemos que la cebolla se está ablandando añadimos el vino, y dejamos que evapore con el fuego bajito. Vamos removiendo de vez en cuando, cuando se halla evaporado el vino, y este todo pochadito, añadimos una cucharada de miel y una de vinagre y dejamos hervir hasta que se integre todo, retiramos y reservamos.

Ahora tengo por un lado los solomillos en cuatro trozos en su salsa, y por otro la cebolla al vino, esto lo puedo guardar así hasta que vayamos a comer, por ejemplo cuando hay invitados, lo suelo preparar el día antes, la carne queda jugosísima y con más sabor que si se come en el mismo día e igual la cebolla.

A la hora de comer, por un lado vamos hacer los gnochis, y por otro vamos a calentar la cebolla y la carne. Tenemos una olla al fuego con abundante agua, como los gnochis tardan un minuto tenemos el agua hirviendo pero serán los últimos que haremos. Primero pasamos la cebolla por la sartén, dejamos que tome temperatura y retiramos. Colocamos un montoncito en cada plato y lo que sobre en un cuenco.

Cogemos uno de los trozos de solomillo y sobre la tabla lo fileteamos, veremos que por dentro está rosita, porque no lo dejamos mucho tiempo cocinando en la nata. En la misma sartén que calentamos la cebolla, ponemos las "lonchas de solomillo" y damos vuelta y vuelta. Vamos colocando en cada plato unos cuatro filetitos por persona. Tenemos los medallones de solomillo en los platos, echamos la salsa en la sartén y con unas varillas ligamos bien, napamos la carne con la salsa, dejamos la restante en una salsera.

Generalmente utilizo dos solomillos para cuatro personas, como los he dividido en dos y tengo cuatro trozos, dejo uno sin cortar, es decir, medio solomillo se queda sin servir por si alguien quiere repetir.

Mientras sacábamos el primer solomillo y lo troceábamos, hemos echado los gnochis en el agua hirviendo, y en un minuto han subido a la superficie, es el momento de sacarlos y poner un montoncito en cada plato.

La presentación nos queda: un montoncito de cebolla, un montoncito de gnochis y los medallones de carne regados con la salsa, queda mejor en un plato claro para que se note el color moradito de la cebolla. En medio de la mesa dejamos la salsera con la crema y el cuenco con la guarnición de cebolla. Y generalmente en la cocina suelo dejar en la sartén el cuarto trozo de solomillo por si alguien quiere repetir. Si sobra, y suele sobrar, como no lo hemos cortado se conserva mucho mejor.

Pensaréis que es una locura tener ya previsto que va a sobrar un trozo, pero si este plato lo hacemos sencillamente para comer cuatro personas, se termina todo, si lo hacemos en una ocasión especial, que es cuando suelo hacerlo yo, y tenemos en cuenta que antes tomamos aperitivos y un primero, lo normal es que sobre.

domingo, 15 de enero de 2012

Repollo a la Vinagreta

Con Patata Cocida

El repollo es una comida tradicional que cada vez se consume menos, antiguamente se sabía donde comían repollo por el olor, hoy pocas veces se guisa repollo, realmente nos hemos pasado a otras verduras más suaves y sencillas, pero el repollo debería seguir siendo parte de nuestra dieta, igual que la lombarda y la coliflor. No venden repollo congelado, ni en tarro de cristal, eso dice mucho del consumo del repollo, solo lo encontramos en conserva, el chucrut.


El repollo crudo se consume fuera de nuestras fronteras, la famosa ensalada coleslaw, o las koftas indias, llevan como ingrediente principal repollo crudo, nosotros lo vamos a guisar, y lo comeremos sencillamente aliñado con una vinagreta.

Para esta receta necesitamos:

- Medio Repollo
- Una Patata hermosa
- Vinagre Suave
- Aceite de Oliva
- Media cucharadita de mostaza de Dijón
- Pimienta de molinillo
- Sal (sal normal y una sal de color, como la rosa del Himalaya o la negra de Haway)

Elaboración:

Lo primero que hacemos es cortar y lavar el repollo, el repollo es muy fácil de cortar, siempre que no intentemos separar las hojas, desechamos la primera capa si está suelta, quitamos la parte blanca y más dura del tronco, y con el repollo apollado sobre la parte plana en la tabla, vamos haciendo como especie de lonchas finas. Cuando tenemos todo el repollo "loncheado", damos la vuelta a la tabla, y cortamos en sentido contrario, ya tenemos el repollo en trocitos.

Ahora lo echamos en un colador grande, como el que usamos para escurrir la pasta, y lo lavamos bien bajo un chorro de agua fría. Pelamos la patata, la lavamos y la dejamos entera. El repollo lavado lo metemos en la olla, en el centro colocamos la patata, echamos agua, no hace falta cubrir, con llegar a la mitad es suficiente porque el repollo soltará agua al cocinarse. No echamos nada más, ni sal, ni aceite, nada, solo repollo, patata y agua.

Lo mejor es guisarlo en olla a presión o en olla rápida, en cazuela normal tardará mucho más tiempo y nos va a oler toda la casa a repollo, podemos poner unos cascos de cebolla sobre la tapa para mitigar el olor, pero aún así, si tenemos un repollo cociendo más de media hora es complicado que no de olor.

En la Olla Rápida, cerramos la tapa, ajustamos el cierre en presión dos, encendemos el fuego, esperamos que suba la válvula, y una vez vemos los dos anillos fuera bajamos el fuego al mínimo y contamos ocho minutos. Si solo hacemos repollo, sin patata, podemos dejarlo en seis, nos quedará mucho más al dente, personalmente prefiero el repollo más cocido y ocho minutos me parece más apropiado.

Mientras cuece el repollo vamos hacer una vinagreta en una taza par aliñarlo una vez cocinado: echamos un poquito de sal normal, añadimos una parte de vinagre suave y batimos para disolver la sal en el vinagre, incorporamos dos o tres partes de aceite y media cucharadita de mostaza de Dijón y volvemos a batir, un par de vueltas al molinillo de pimienta y ya tenemos la vinagreta lista.



Una vez pasados los ocho minutos, separamos la olla del fuego y dejamos salir el vapor, abrimos la tapa del lado contrario a nosotros para que el vapor no nos vaya directamente a la cara, y dejamos caer el repollo guisado y la patata en el colador. Cogemos la patata con cuidado de no quemarnos y la cortamos en rodajas, la colocamos en el borde de un plato grande y añadimos una sal de color, como la rosa del himalaya o la negra de Haway, yo eche sal negra.

En el medio del plato ponemos el repollo, echamos un poquito de sal, removemos y añadimos la vinagreta, lo movemos como si estuviéramos aliñando una ensalada y comprobamos que este a nuestro gusto. Y ya tenemos el repollo listo para llevar a la mesa. Es una comida muy sencilla, evidentemente no es un plato de fiesta, pero está bueno, y con una pizca de sal de color le damos un toque gracioso a la patata.

miércoles, 11 de enero de 2012

WMF Salero Pimentero y Recipientes Gourmet Basic

Nuevamente os presentamos las novedades de WMF

Para no olvidarnos de llevar a la mesa sal y pimienta con un toque moderno y distinguido, un salero y pimentero con soporte de madera de acacia, para condimentar las comidas cada uno a su gusto. El juego, de 15 cm de altura, es de acero inoxidable 18/10, de Cromargan® mate, material apto para lavavajillas  duradero y resistente



También tenemos de la marca WMF una nueva colección de fuentes para servir, el modelo Basic, son ideales para la presentación de comidas tipo Bufet, y muy prácticos ya que ahorran espacio al ser apilables.

Están disponibles en los siguientes tamaños:

XS (12 x 5 cm) para cantidades individuales como entremeses y Sushi
S (15 x 7 cm) hace que las tapas sean un foco de atención.
M (17 x 8 cm) pone de forma magistral en escena el picoteo y los bombones
L (20 x 10 cm) está pensado para snack y todo tipo de postres.
PVP aprox. (IVA no incluido) desde 8,90 (12 x 5 cm) hasta 11,60 € (20 x 10 cm)


Seguiremos informando de las novedades de WMF porque nos encanta la marca.

domingo, 8 de enero de 2012

Tortilla de Patatas Light

Con Patatas al Microondas




La tortilla de patatas es todo un mundo, y hay mil formas de hacerla y que quede buenísima, la de mi madre es la clásica: gordita, con las patatas fritas en aceite de oliva y cuajada en sartén. Yo tengo una versión especial que empece hacer por el tema de los fritos, y la verdad es que con el tiempo cada vez me queda mejor, he ido incluyendo algunos truquillos y al final nadie diría que las patatas no están fritas.


Aunque muchas veces la tortilla de patatas es cuestión de huevos, la proporción que yo utilizo son dos patatas pequeñas o una grandota para tres huevos y media cebolla, añado media cucharadita de levadura Royal en el batido de los huevos, antes separaba las claras de las yemas, y cuando tenía las claras batidas casi a punto de nieve incorporaba las yemas, asi quedaba muy esponjosa, pero para ahorrar tiempo, ahora bato los huevos con media cucharadita de levadura Royal.




Respecto a las patatas, primero las pelo y quito todos los ojos, si las patatas son "de verdad" con el tiempo les salen como raicillas chiquititas, a esto yo le llamo ojos y quito tanto lo de fuera como el circulito que queda bajo la piel. Las patatas malas no le salen ojos, se pudren por dentro y es bastante horrible, huelen que apestan, a mi me paso una vez con unas que compre de supermercado, parecía que estaban bien y al ir a pelarlas estaban pochas por dentro y apestaban, merece la pena comprar patatas en Mercado tradicional o al menos que sepas que son de huerta, lo cachondo es que son más baratas.




Las patatas sin piel y limpias, las corto a laminas muy finas, ¡ como para tortilla !, una vez cortadas en laminas finitas, las vuelvo a cortar en brunoisse, como si fuera una cebolla, de forma que me queden laminas finas en cuadraditos muy pequeños, esto lo mezclo con la cebolla en brunoisse y añado un poquito de aceite de oliva en crudo y sal. Es importante contar con una fuente de pyrex con tapa que quepa bien en el microondas, sino podemos cubrir un bol con film y pincharlo para hacer agujeritos y que salga el vapor, es algo más engorroso pero da el mismo resultado.




Removemos bien las patatas, con la cebolla, el aceite y la sal, y lo metemos al microondas, de primeras cuatro minutos. Mientras vamos a cascar los huevos  y batir con la media cucharadita de levadura. Cuando pasan los cuatro minutos, sacamos las patatas del microondas, abrimos la tapa con cuidado porque quema y suelta vapor, removemos bien y volvemos a meter al micro tres minutos, ahora depende del tipo de patata tardarán más o menos en hacerse, lo mejor es ir poco a poco, sacamos removemos, miramos y si vemos que aún están algo crudas, volvemos a meter al microondas uno o dos minutos más, más o menos tardán en hacerse diez/doce minutos, pero quedan mucho mejor sacándolas y removiéndolas que si las metemos directamente doce minutos al microondas que se formará una pasta de patata.



Cuando ya tenemos las patatas, lo mezclamos bien con los huevos batidos. En una sarten, utilizo la pequeña para que me quede una tortilla tamaño plato mediano, echamos un fondo de aceite, yo utilizo el espray y echo aceite todo el fondo y las paredes. Calentamos la sarten y cuando está caliente pero no humea echamos la mezcla de patatas, cebolla y huevo, que habremos rectificado de sal previamente, y una vez en la sartén hacemos movimientos circulares para que asiente la tortilla.


La primera vuelta es la más delicada, y aunque luego con la siguiente vuelta recupera su forma, a mi se me levanta por los bordes lo que no me gusta nada, pero no tego mano para darle la vuelta, asi que la remeto con el tenedor los bordecillos que me quedan levantados.



Vuelta y vuelta y ya tenemos la tortilla, me ha quedado un pequeño pliege, porque era para foto, sino hubiera quedado totalmente redondita, ahora la dejo en el plato con un papel de cocina debajo y otro tapándola, hasta que está fría completamente, momento en que la paso al tupper, es una tortilla para llevar, of course, que me voy a ver Grullas a Extremadura.

La Tortilla de Calabacín echa al modo clásico también está publicada aquí, Tortilla de Calabacín.

martes, 3 de enero de 2012

Tiramisu sin Nata

La Receta Original

Muchas recetas de Tiramisú llevan nata, es curioso, al igual que en las recetas de Carbonara, casi siempre se utiliza nata. En los libros y blogs italianos no utilizan nata para hacer el Tiramisú, y por supuesto tampoco utilizan nata para la Carbonara. Me he decidido a preparar un Tiramisú sin añadir nata, he mirado varias recetas, en el libro Cuchara de Plata viene la receta con 400 gr. de Mascarpone y sin Brandy, es una referencia valiosa, pero me he decidido por usar 250 gr. de Mascarpone y no prescindir del Brandy. También me he decantado por utilizar tres yemas y cuatro claras, la razón es muy sencilla, voy a montar las claras en el thermomix y montan mejor cuatro que tres.

Ingredientes:
250 ml. de Café frío
250 gr. de Queso Mascarpone
3 Yemas de Huevo
4 Claras de Huevo
3 Cucharadas de Brandy
Un sobre de azúcar vainillado (opcional)
100 gr. de Azúcar Glass
28 Bizcochos de Soletilla (200 gr.)
Un pellizco de sal
Cacao puro para espolvorear al final


Elaboración:
En un recipiente donde podamos mojar los bizcochos a lo largo, mezclamos el brandy con el café, reservamos.

Separamos las claras de las yemas con cuidado que no caiga nada de yema en la clara. Batimos fuerte las yemas con el azucar glass, el azucar vainillado y un pellizco de sal hasta que se forme una crema espesa. Si vamos a batir en la Thermomix, añadimos las yemas, el azúcar y la sal, ponemos la mariposa y programamos velocidad 3 ½ (apróx. 1m.)

Una vez tenemos batidas las yemas con el azúcar, incorporamos el queso Mascarpone y volvemos a batir fuerte. En la Thermomix, mezclamos a velocidad 3 ½ durante otro minuto aproximadamente. Retiramos la mezcla a un bol grande.




Esta crema de Mascarpone la vamos a unir a las cuatros claras montadas a punto de nieve. Para montar claras en la thermomix, la cuchilla, el vaso y la mariposa tienen que estar muy límpios, sin restos de grasa. Las claras tienen que estar perfectamente separadas de las yemas. Lo normal es montar 4 claras, es la cantidad que cojen bien las cuchillas y además para el tiramisú con tres yemas la cantidad es ideal. Echamos las claras en el vaso, añadimos unas gotas de limón o vinagre, un pellizco de sal, ponemos la mariposa y programamos 4 minutos a velocidad 3. Pero nos quedamos mirando por el bocal, veremos como empiezan a montarse, llegará un momento que las claras cubrirán la mariposa como una nieve envolvente, estamos pendientes y cuando veamos que etán montadas, bajamos lentamente la velocidad y apagamos, en mi caso tardaron tres minutos en montarse.




Una vez montadas las claras, mezclamos con la crema de Mascarpone, tiene que quedar como una mousse. Echamos las claras montadas sobre la crema de mascarpone y con una pala, o una lengua de pastelería, vamos haciendo movimientos envolventes de abajo arriba, suavemente para que se mezcle, una vez mezclado podemos probarlo porque está riquísimo.




Ahora vamos a montar el tiramisú, en la mayoría de los sitios lo montan en dos capas, es decir bzcochos + crema + bizcochos + crema, yo anteriormente lo hacía en tres, porque utilizaba un molde de Plum Cake, pero ya que estoy haciendo un tirmisú original y sin nata, pues he querido mantener también el número de capas, osea dos, y tenía un problema, tengo dos moldes de pyrex cuadrados, para esta cantidad tenía que hacer dos Tiramisús, uno más grande y uno más pequeño, estuve tentada de hacer dos, porque además siempre sobra y así ya queda perfectamente guardado, pero al final me decidi a probar en la fuente achaflanada, no es ovalada es casi rectangular pero redonda en los bordes. Primero medi los bizcochos y me salían dos capas de catorce, ocho en medio, dos a lo largo y un tercero de cierre. Como veréis el tiramisú ha quedado con un aspecto más rústico, pero a mi me gusta.




Vamos mojando los bizcochos en la mezcla de café y licor y haciendo una base, después de poner toda la primera capa, ponemos crema de forma que cubramos los bizcochos pero que no caiga por los lados, que queden bien cubiertos los bizcochos, e iniciamos una segunda capa, vamos mojando y colocando en el mismo orden que los de abajo. En esta segunda capa el tercer bizcocho de cierre lo he puesto en la planta de arriba.




Y cubrimos con la crema hasta agotarla, y así tenemos nuestro tiramisú de aspecto rústico, ahora le pongo una capa de film y a la nevera, tiene que reposar al menos dos horas antes de cubrirlo con cacao en polvo espolvoreado. Yo lo voy dejé toda la noche. Una cosa importante, como el huevo está crudo, no es un postre que aguante muchos días en la nevera, aunque está mejor de un día para otro tampoco es conveniente dejarlo muchos días sin consumir.

La verdad es que el postre era para la cena de Nochevieja, asi que la foto preciosa espolvoreado de chocolate ha tenido que ser suistuida por esta cojida de medio lado y el día siguiente. Pero de verdad que sin nata queda de muerte, ahora es mi postre favorito sin ninguna duda.




Tengo publicada otra receta de Tiramisú, del 2008, pero en aquella ocasión lo hice con nata, este queda mucho mejor, al menos a mi me gusta más, claro, que también me gusta más la carbonara sin nata ¡¡