viernes, 19 de octubre de 2012

Preparando el Salmón para Navidad

Salmón Marinado


No hace falta que nadie me diga que aún no ha pasado Halloween, porque si los de A Loja do Gato Preto pueden llenar el escaparate de adornos y árboles de Navidad yo puedo empezar a marinar salmones.

Y es que esto de marinar un salmón en casa no tiene ningún secreto, solo hay que dedicarle media hora durante un par de días, y el esfuerzo merece la pena, porque el salmón marinado en casa está riquísimo.

Ingredientes:

1 Kg. Salmón
600 gr. de Sal Gorda
250 gr. de Azucar
2 Cucharaditas de Bicarbonato
1 Pizca de Sal Ahumada

Elaboración:

Necesitamos un trozo de salmón de un kilo, y lo mejor es coger de un salmón grande el centro, para tener un trozo de salmón igual de ancho en todas sus partes, es decir, sin la zona estrecha de la cola. El salmón lo dejamos con piel pero sin escamas, y tratamos de quitar todas las espinas gordas, es fácil si lo hacemos con unas pinzas de depilar, por ejemplo.

En un bol mezclamos la sal con el azúcar y el bicarbonato, lo removemos bien para que quede todo bien mezclado. Vamos a usar una fuente de pyrex donde nos quepa el pedazo de salmón completo, son muy adecuadas las rectangulares. Sobre la fuente de pyrex forramos con film, de forma que nos sobre por los lados. La idea es que vamos a poner sobre el film una capa de sal y azúcar, el salmón, una segunda capa y vamos a cerrar todo como si fuera un paquete.

En la fuente de pyrex, sobre el film, hacemos una cama de la mezcla de sal y azúcar, ponemos uno de los lomos de salmón con la piel sobre la cama, el otro lomo lo vamos a poner encima, cerrando el pescado pero drapeado. Me explico, ponemos uno del derecho y el otro al contrario, de forma que quede lo gordo con lo estrecho y lo estrecho con lo gordo, es un truco para que quede más jugoso.

Cubrimos con el resto de la mezcla de sal y azúcar y cerramos bien con el film, de forma que nos quede un paquete compacto dentro de la fuente. Ponemos peso encima (un brick de leche, por ejemplo) y lo metemos a la nevera.

Cuando lleve 24 horas habrá soltado un montón de líquido, lo quitamos abriendo el film pero con cuidado de no romper el paquete, y volvemos a ponerlo en la fuente pero esta vez sobre el lomo contrario.

En 48 horas abrimos el paquete y lo lavamos bien con agua. Lo cortamos en lonchas finitas, lo que vayamos a consumir lo ponemos en aceite y el resto hacemos paquetitos y al congelador. Suelo hacer paquetes de 200gr. que cuando voy a utilizar dejo descongelar la víspera y luego lo meto en aceite.

Solo en aceite y sin congelar aguanta bien un par de semanas, pero estamos preparando el Salmón para las fiestas, osea que en esta ocasión congelamos cinco paquetitos de 200 gr. de Salmón Marinado.

Nota: La imagen es una foto Libre de Derechos tomada del banco de imágenes de Corbis