martes, 22 de mayo de 2012

Pesto de Nueces Ligero

Con Pasta Rellena de Champiñón y Trufa

Si en vez de usar pasta comprada, hacemos la pasta en casa, esto tiene que estar de muerte. Pero si lo dejo para cuando tenga unas fotos divinas y haga pasta fresca nos pueden dar las uvas y olvidarme de cómo lo hice. Y es que hace un tiempo que me llama la atención cuando leo en algunos blogs salsas pesto de diferentes cosas, siempre había pensado que el pesto era de albahaca con piñones, pero si las cosas evolucionan y encima están buenas, habrá que probarlas.


La pasta fresca la compre de la línea goumet de Lidl, y la verdad, no es para tirar cohetes, están aceptables, pero nada más, de hecho si los dejas el tiempo que indica el paquete pierden el relleno porque se abren, es mejor cocerlos al menos dos minutos menos, con cinco minutos tienen de sobra.




El asunto del pesto de nueces, si está patentado por alguien que lo diga o me apropio el invento, porque la verdad se me ocurrió sobre la marcha y quedo divino y casi light, ¿qué más se le puede pedir a una salsa?. Puse un puñado de nueces, unas lascas de parmesano, un chorretón de aceite de oliva (virgen extra de primera presión en frío) y lo triture, pero evidentemente así simplemente no coge consistencia de salsa, en vez de echar mucho más aceite, eche un cacito del agua de hervir la pasta.



Al echar el agua  y triturar de nuevo se ligo el pesto, escurri los raviolis, puse el pesto por encima, rectifique de sal y pimienta y, francamente, quedo muy bueno. Esto pasa al saco de "para repetir", pero cuando repita tiene que ser con pasta fresca, y como me quedan dos semanitas para tener jornada continúa, ya tengo dos cosas pendientes: hacer un helado y preparar raviolis, que hace siglos que no hago pasta fresca.

Por cierto, la heladera estupendísima que me compre ayer ya ha encontrado sitio en la zona noble de los cacharretes, es decir la cocina, aún no he metido la cubeta al congelador pero es cuestión de días que estrenemos la maravillosa máquinita.

Feliz día.