jueves, 13 de octubre de 2011

Majada o Picada para Guisos

Si no la rescatamos, se pierde


¿Quién sigue utilizando "la majada"?, pocos. La mayoría engordan los platos con harina, quizá tenga que ver el precio de los frutos secos, que como muchos otros productos ahora están por las nubes, o quizá la cocina ha evolucionado, pero lo que tengo claro es que si no la rescatamos, se pierde.

Y hay platos que necesitan la majada o picada, hace unas horas leía en el blog de Mª José una receta de Carmen Rico, el Suquet de Pescado, con su picada de almendras, algo que parece tan sencillo, que muchos hemos visto hacer a nuestras madres y que sinceramente ¿cuántos la utilizamos ahora?.

La utilización de picada en un Suquet de pescado es un ejemplo, pero con el mismo fin de dar sabor y espesar una salsa podemos hacer variaciones sobre la misma, como añadir el higado del pescado, variar el tipo de frutos secos, incluir vino, aromatizar en un guiso con carne, en definitiva, majadas hay muchas y cada vez se utiliza menos.

Porque no se trata de usar una picada para el gran día de elaboración de la receta, se trata de manejar la majada como el sofrito, que con cuatro patatas y unas almendras podamos hacer un plato, como se hacía antigüamente en muchas casas, con una salsa espesa y bien ligada gracias a la picada.

¡¡¡ Viva la Picada ¡¡¡ Larga vida a la Majada ¡¡¡

Picada para un Suquet de Pescado
Copiada literalmente del Blog de Mª José

Ingredientes:
- 1 Ñora o Pimiento Choricero
- Aceite de Oliva
- 2 Rebanadas de Pan "amanecido" (del día anterior)
- 2 Dientes de Ajo
- 15 Almendras Tostadas

Elaboración:
- Ponemos en un cuenco con un poco de agua la ñora o pimiento seco para que la piel se hidrate y podamos rascar la carne de su interior.
- En una sartén ponemos aceite de oliva y freímos los dientes de ajo junto con las rebanadas de pan. Una vez fritos los ajos y el pan los reservamos en el mortero.
- Con un cuchillo raspamos el interior de la piel de la ñora. Esta “carne “ la añadimos al mortero junto con las almendras.
- Trituramos todo el conjunto bien en el mortero, bien con la batidora eléctrica. Ya tenemos hecha nuestra picada. Reservamos.