jueves, 4 de agosto de 2011

Macarrones y Piñones

Con Espinacas y Tomate a lo Rústico


¿Por dónde empiezo?, quiero contar varias cosas:
* Que he utilizado pasta ecológica pero no veo los efectos saludables o medio ambientales a corto plazo y cada vez tengo más dudas con el tema de los ecológicos.
* Que la receta es muy sencilla pero me encanta la pasta con verduras, es una receta del tipo Espaghettis con Calabacín, o Macarrones con Berenjena.
* Que el tomate entero de lata es genial si tiras todo el líquido y lo manejas como tomate natural maduro.
* Que las espinacas congeladas supuestamente compras 400/500gr. pero se olvidan de especificar "peso congelado", si las descongelas y escurres el líquido te quedan 240gr. de espinacas "peso escurrido".
* Que me gusta el ambiente cocinero internaútico en agosto.

Ingredientes:
250 gr. de Macarrones
Una bolsa de Espinacas congeladas de "400/500 gramos"
Una lata pequeña de Tomate Natural Entero Pelado
50 gr. de Piñones
50 gr. de Cebolla
50 gr. de Puerro
Dos o Tres Ajos
Una pizca de Oregano
Una pizca de Tomillo
Sal y Pimienta
Aceite de Oliva


Elaboración:
Para la Cocción de la Pasta:
Necesitamos una olla con abundante agua, cuando empieza a burbujear echamos la sal, no antes, porque la sal hace que el agua hierva más tarde, también echo un pelín de aceite de girasol, no siempre es necesario pero lo echo por si las moscas, no vaya a pegarse la pasta que ultimamente uso marcas diferentes y ya no tengo claro cuál se puede hacer sin nada de aceite. Podríamos echar oliva, pero para estas cosas uso girasol. Cuando hierve fuerte echo la pasta, doy unas vueltas con una cuchara de madera y generalmente no tengo en cuenta el tiempo de cocción que indica el paquete, me gusta al dente, asi que voy mirando y dando unas vueltas, vigilando la cocción.

Para el acompañamiento con el que mezclaremos la pasta:
Ponemos un fondo de aceite en una sartén ancha, sofreimos los ajos picados, cuando empiezan a saltar añadimos el puerro y la cebolla en brunoisse, rehogamos e incorporamos los piñones, unas vueltas y añadimos las espinacas bien escurridas.


Vamos rehogando mientras preparamos el tomate. Lo escurrimos bien del líquido y con las manos lo hacemos trozos, nada de cuchillo, leí por algún sitio que al cortar las cosas con las manos conservan mejor el sabor, el tomate de lata no es lo mismo que el natural, pero mola cortarlo con las manos, a lo rústico.


Incorporamos el tomate a la sartén y bajamos el fuego. Dejamos que se vaya haciendo el acompañamiento, a fuego medio, mientras cuece la pasta. Cuando ya casi la pasta está cocida, echar un cacito del agua de cocción sobre el rehogado, queda muy bien, se integra todo aunque no llege a ser una salsa.


Una vez cocida la pasta, la escurrimos en un colador y la mezclamos con el rehogado en la misma sartén, damos unas vueltas y aliñamos con un pelín de aceite en crudo. A mi me gusta. Evidentemente no son macarrones con tomate al uso, es una pasta quizá más sencillona, con un sabor suave, un plato de diario.


Y ya es jueves 4 de agosto, como siga pasando el tiempo tan rápido en unos días nos vemos en septiembre. FeLiZ VeRaNo.