miércoles, 20 de abril de 2011

Verdinas con Gambas - Cinco Años de Blog

Quinto Aniversario del Blog

Creo que no puede ser de otra manera, que publicando una receta, como conmemore estos cinco años de blog. Y quizá las verdinas, por lo mucho que significan, sean las más adecuadas a esta celebración.


A estas alturas no voy a engañar a nadie contando mi dedicación e interés por la fotografía, en esencia me interesa, en la práctica no paso de hojear dos o tres libros y tirar al azar algunas fotos, que con suerte quedan aceptables.


Tampoco puedo decir que acabe todo aquello que empiezo, son muchas las recetas que se han quedado en el tintero, a falta de fotos, a falta de redacción e incluso a falta de motivación. No obstante me gusta el blog, como hobby y sin estress, tiene sus muchas cosas buenas, dificl enumerarlas, creo que lo mejor es la ilusión de cocinar para otros, y lo peor tratar de imitar o competir con los demás, pero una vez encuentras tu sitio, tener un blog es gratificante.

VERDINAS CON GAMBAS
Ingredientes:
165gr. de Verdinas (si dividimos un paquete de medio kilo en tres, tendremos una cifra próxima al 165, cantidad suficiente para dos personas plato único)
200gr. de Gambas
Un casco de cebolla y media cebolla
Cuatro ajos, dos más dos (utilizaremos dos ajos enteros para cocer la legumbre y dos picados para el sofrito)
Una ramita de perejil, en ramillete y hojas (las hojas para el sofrito, el ramillete para la cocción de las verdinas)
Unas hebras de Azafrán
Media cucharadita de Pimentón
Media cucharada de Pan rallado
Aceite de Oliva y Sal

Elaboración:


No vamos a faltar a la tradición, y en esta ocasión espumaremos las verdinas. Sencillamente las ponemos a cocer solo con agua, cuando rompe el hervor tratamos de retirar la mayor parte de espuma, desechamos el agua y rellenamos de agua fría. Otra vez acercamos al fuego, nuevamente romperá el hervor, seguiremos espumando y desecharemos toda el agua, para volver a poner agua fría, para volver a acercar al fuego, para volver a espumar.


Y tras este proceso de espumado y asustado, dejaremos a las verdinas cocer tranquilamente, acompañadas de los ajos, de los cascos de cebolla y del perejil.

Cociendo sin prisa a fuego medio.

El sofrito da el sabor al plato. En un fondo de aceite rehogamos la cebolla y el ajo, salteamos las gambas con el perejil, añadimos el pan rallado, el pimentón y las hebras de azafrán, incorporamos un cazo del caldo de cocción de las legumbres.

Una vez echo el sofrito lo incorporamos a la cazuela donde esperan las verdinas, tras casi dos horas de cocción, y dejamos que, todo junto, de un último hervor.

Y del resultado no tengo fotos, pero estaban buenas.

Recuerdo la época en que no tenía visión,
cada vez que oía la flauta mi corazón se afligía.
Ahora no tengo sueños vanos en mi almohada,
me limito a dejar que el flautista ejecute el son que le plazca.

Fu, de T´ai-yüan. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki

Gracias a todos los que han visitado este blog en los últimos cinco años, y a los que han compartido conmigo "mis cosas".