viernes, 18 de marzo de 2011

El tamaño importa

Y más si hablamos de desalar bacalao. Podría no contarlo, pero tengo que reconocer que en ocasiones soy de lo más arrogante. Me salen tres cosillas bien, encadeno cuatro entradas, me ilusiono con el blog y ya me creo que lo sé hacer todo divinamente.

El bacalao es delicado y si los lomos son muy gordos no vale el cambio de agua por la mañana y por la noche, que sí, que se desala, pero no queda con el punto exacto, los cenamos anoche y la verdad, estaban comestibles pero un pelín salados, el husband dice que soy una exagerada y que estaban bien, pero si sueñas con un vaso de agua, no has desalado correctamente el bacalao.

Me fui a mis propios apuntes, y realmente la entrada como lo explique es correcta, pero no puse todo el cuidado necesario, es como cuando aprendes a conducir y llevas unos meses, entonces ya crees que sabes y no te fijas, pues eso mismo me ha pasado a mi:

NOTAS SOBRE DESALADO DE BACALAO

- Dejar el bacalao en un pyrex bajo chorro de agua fría durante un buen rato (que el agua no le de directamente al bacalao)

- Dejar el bacalao en el agua limpia en la nevera y cambiar el agua cada 8 horas, en total hacer 3/4 cambios, más o menos 48 horas (dependiendo de la calidad y el grosor del bacalao)

- Probar un trocito, un bacalao que ha estado 7 meses en sal no está crudo.




Y eso es todo en este maravillosísimo viernes, estoy feliz como una perdiz.