viernes, 28 de enero de 2011

Fabada en Olla Rápida

Me ha quedado de morir, tengo dos formas de hacer fabada, el modo tradicional y el modo eco-express, ahorras tiempo y dinero, porque la vitrocerámica consume energía y con la olla rápida acortamos muchísimo el tiempo de cocción.

Una cosa importante, hay una gran diferencia entre echar todos los ingredientes de una fabada en una olla a presión, donde los resultados dejarán bastante que desear, y acortar el tiempo gracias a la olla a presión. Mi olla es una WMF Perfect, de unos seis años y que funciona como el primer día, solo le he cambiado la goma de la tapa.

Ingredientes:
300gr. de Alubias o Judias Blancas (Fabes)
Un Compango Asturiano (Chorizo, morcilla y lacón)
Una Cebolla
Un Ajo
Unas hebras de Azafrán
Una pizca de Cúrcuma (opcional, es solo para dar color)
Una pizca de sal


Elaboración:
La fabada la hacemos en dos tiempos con un previo. La vispera dejamos las alubias en remojo, deben estar al menos 12 horas.

PREVIO:
Ponemos las alubias con agua fría al fuego, sin la tapa de presión, cuando rompe el hervor vamos a espumar, nos ponemos al lado de la cazuela el mismo cacharro donde remojamos las alubias, por ejemplo, y con una paleta vamos quitando toda la espuma blanca que se forma en la parte de arriba al hervir.


Tiramos todo el agua y echamos agua fría, volvemos a poner a hervir y seguimos espumando.

Otra vez tiramos el agua, y ahora enjuagamos la cazuela, que no quede nada de espuma blanca, rellenamos nuevamente de agua fría. En total tiramos el agua tres veces.

PRIMER TIEMPO:
Tenemos la olla con las alubias y agua fría, metemos en el centro la cebolla, el ajo y a los lados el chorizo y el lacón.


Cerramos con la tapa de presión y dejamos que coja fuerza, las legumbres se hacen con los dos anillos fuera, yo voy a tratar de hacerlas al uno y medio, y el mismo tiempo que los garbanzos, pero no a presión fuerte sino casi fuerte, las alubias son muy delicadas, se nos pueden romper a plena presión, por tanto cuando sale el primer anillo y antes de que asome el segundo pongo la vitro al mínimo y cuento seis minutos (en otro tipo de olla sería el tiempo de los garbanzos).

Pasados seis minutos, retiro la olla del fuego y dejo que pierda la presión, sin forzarla.

SEGUNDO TIEMPO:
Abrimos la olla e incorporamos la morcilla y el azafrán que abremos machacado en el mortero con la sal y una pizca de cúrcuma.

Cerramos la olla, ponemos la tapa de presión, dejamos que suba un anillo y contamos la mitad del tiempo anterior, es decir, tres minutos.

Retiramos del fuego y dejamos que pierda la presión tranquilamente.


Y ya está, ahora tenemos una fabada y hemos tardado aproximadamente media hora, con unas alubias suaves y la morcilla en su punto, si hubieramos echado la morcilla al principio se hubiera desintegrado, de hecho, en esta ocasión el compango era un poco más normalito y la morcilla se a abierto algo por los bordes. Tampoco he usado alubias enormes sino las normales de riñón.

Ahora las paso a una fuente de barro y tan bonitas para comer mañana.