jueves, 14 de enero de 2010

Estoy madurando, como las frutas.

Antes de vacaciones me traje una manzana al trabajo, era ecológica, no me la comí y se quedo encima de la mesa, después de un par de semanas estaba algo fea por fuera, pero la pele, me la comi, y estaba riquísima.

Osea que mi manzana había madurado estupendamente.

Yo creo que yo estoy siguiendo el mismo proceso, porque hace unos años me hubiera dado por la macrobiótica y me hubiera pasado meses leyendo, cambiando la dieta, convenciendo a la familia que era lo mejor del mundo. Ahora me ha durado 24 horas.

Quiza sea que con la edad eres menos pasional, o quizá sea que te conoces mejor, y ya sabes que son cosas que pasan, pero que en el fondo eres como eres y a estas alturas no vas a cambiar mucho.

Pues eso, que hoy es un estupendísimo y maravilloso jueves.

¡¡¡¡ Buenos días ¡¡¡¡

miércoles, 13 de enero de 2010

... sesión de dudas sobre macrobiótica ...

Hay algunas cosas de la macrobiótica que no me terminan de convencer, el consumo de alimentos cercanos al lugar de residencia me parece muy razonable, pero es un poco un contrasentido comprar umeboshi japones, que viene desde muy lejos, esto tendríamos que adaptarlo, por ejemplo con consumo de algas de Galicia.

Evitar las especias es algo que me supondría un esfuerzo, yo evito las pastillas de caldo y los platos preparados, pero lo que cocino en casa, sin especias me costaría, y no necesitando una dieta estricta, creo que no voy a renunciar a ellas, aunque no abusaré.

También me ha llamado la atención el tema de los líquidos, reducirlos al máximo, lo veo dificil.

Y masticar cada bocado cincuenta veces ... ufff, claro que siempre se puede traducir en comer despacio y masticando bien, no tienen porque ser un número concreto.

En fin, que me gusta haber leído y leeré más sobre esto, pero no voy a cambiar mi dieta radicalmente ni poco a poco, quiza voy a adaptar algunas cosas de las que he aprendido que me parecen interesantes.

No obstante está bien saber que no solo podemos alimentarnos de una manera, que hay otras opciones además de la dieta mediterránea, y que todas tienen su parte buena.

En fin, se me ocurren muchas cosas que escribir ... Continuará

(El logotipo del ying yang se queda que me ha gustado)

Macrobiótica, me gusta



Estoy leyendo sobre alimentación macrobiótica y me gusta, por internet hay mucha locura al respecto y muchas cosas raras, he llegado a leer que una dieta macrobiótica es la que no lleva sal, ni azucar, ni pan ... en fin, a mi me ha gustado especialmente el artículo de la wikipedia; y ahora me estoy leyendo el artículo largo. Esta misma tarde voy a coger unos libros en la biblio para informarme un poquito más.

He recortado unos trocitos del artículo que me han motivado a seguir leyendo sobre esto:

En la macrobiótica se encuentran principios equivalentes a los de la mayoría de cocinas ancestrales del mundo entero.

George Ohsawa, filosofo japones (padre o difusor de la macrobiótica aún no lo tengo claro) consideraba que tras la mentalidad ancestral oriental hay un "principio único" o "principio universal" que permite captar de manera eficaz el funcionamiento del mundo, ayudando en la práctica a comprender y asumir las vicisitudes de la vida.

La filosofía oriental defiende que el cuerpo, el pensamiento y el espíritu forman un todo, Ohsawa explica que si se come según este principio, el organismo entero se armoniza (en primer lugar físicamente y después mentalmente) haciendo que el entendimiento se vuelva más claro, capaz de percibir mejor la realidad. Así, el hecho de que una alimentación como ésta pueda mejorar poco o mucho el estado de salud, permite que también se la pueda considerar como un mero "higiene de vida" o régimen "sano".

Por otra parte, Ohsawa utilizaba a menudo la palabra "macrobiótica" para designar, de manera genérica, un comportamiento que según él corresponde a una actitud "justa" (es decir, en acuerdo con las "leyes de la naturaleza"). Por ejemplo, calificaba al cristianismo o al budismo de "enseñanzas macrobióticas", así como a ciertas personas que, sin conocer Yin y Yang, han captado intuitivamente este mecanismo o bien que han conseguido vivir de una manera "libre" y "independiente", "realizando sus sueños uno tras otro" (lo cual es, en definitiva, el objetivo que Ohsawa quería ayudar a alcanzar con su método).

En definitiva, se puede definir la manera macrobiótica de comer de diversas maneras, todas ellas correctas: como un camino de desarrollo personal global, que permite mejorar el estado de conciencia, como un régimen bueno para la salud o incluso como una medicina natural; todo depende del nivel en el cual se la sitúa

Para alcanzar este primer objetivo, uno de los leitmotiv que Ohsawa utilizaba para resumir este sistema alimenticio y de vida era la noción de vivere parvo, es decir, "vivir de forma pobre" o "vivir sólo con lo que es necesario".


Continuará ...

jueves, 7 de enero de 2010

Lasaña de Verdinche y dos besos de Arola

La primera entrada del año, ¡¡ viva el blogismo y el 2010 ¡¡

Esta entrada muestra mi idiosincrasia alimenticia y cocineril, no es que me vea basicamente reflejada en una lasaña de espinacas, pero me hace mucha gracia haberla hecho con el therrormix y haber usado una pasta delicatessen Decceco que compre hace siglos.

Además casualmente la harina es ecológica, la compraría de capricho y ahí está, la voy usando como una harina cualquiera, y la leche también ecológica porque casi me da un queseyo el otro día que agríe una brick de leche del Lidl, culpa exclusivamente mía, llevaba lo menos dos semanas en la nevera abierta y trasvasada a la "botella de la leche". Efecto rebote, de 0,47 brick de leche en versión comproeconómico si o si, a 1,15 de la President ecológica, porqueyolovalgo.

En fin, si a eso le sumamos que me entretuve pesando y sacando las cositas, que me gusta a mi cocinar preparando todos los cacharretes y que me lo paso como una enana con mi báscula vieja, pues eso, no podía tener mejor humor para empezar el año.

Ingredientes

Para que sea una lasaña:
8 Placas de pasta para Lasaña
50 gr. de Queso Parmesano rallado

Para el relleno:
500 gr. de Espinacas Congeladas de las que vienen en montoncitos
6 Dientes de Ajo
25 gr. de Piñones
25 gr. de Pasas
25 gr. de Nueces
Un chorretón de aceite
sal y pimienta

Para la salsa a medio camino entre bechamel y veloute:
50 gr. de Mantequilla
50 gr. de Harina
500 gr. de líquido que sacamos del caldo de cocinar las espinacas más leche
Nuez moscada
Pimienta y poca sal.

Lo primero es pelar los ajos y picarlos en el thermomix. Programamos velocidad 5 y dejamos caer los ajos por el bocal, luego añadimos un chorretón de aceite dejandolo resbalar por las paredes para bajar más facil los restos de ajo picado. Programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.



Hace ya tiempo que me dijeron que la pasta para lasaña no hace falta cocerla si la pones una buena bechamel, que se hace en el horno, pero no me lo creía y no lo había intentado. Y esta vez si, las placas de lasaña las he montado tal cual vienen, y no son de estas de coccion rápida ni nada de eso, son de las normales de toda la vida.

Y quedo de lujo, porque la pasta quedo al dente, mira que las lasañas siempre suelen desparramarse al servirlas, pero esta no, supongo que dejar las placas "al natural" es lo que tiene.

Ya tenemos el aceite con los ajos sofrito, encajamos la mariposa en las cuchillas y echamos las espinacas congeladas, en vez de un bloque de medio kilo, he usado esas que vienen en montoncitos que son más prácticas para usar directamente congeladas. Añadimos las pasas, las nueces y los piñones, salpimentamos y programamos 15 minutos, 100º, V1.

Y así de sencillo que se vayan haciendo las espinacas. Mientras yo voy a ir pesando la mantequilla y la harina para hacer la bechamel parte en el microondas y parte en el thermomix.





Las espinacas cuando estén hechas habrán soltado bastante líquido y nos las ingeniamos con el cestillo para recoger todo el caldo de las espinacas, escurriendolas bien.



Con este líquido casi verde y leche vamos hacer la veloute.



Una bechamel - veloute clarita epecial para lasañas que van al horno con pasta seca y sin cocer. El líquido lo pasamos a la thermomix (la leche más el caldo de las espinacas) y en el microondas en una taza ablandamos la mantequilla, la mezclamos con la harina de forma que nos quede una cremita (esto es un roux en versión modernoexpress), echamos la cremita también en el thermomix, sal pimentamos y añadimos un poquito de nuez moscada. Programamos 5 minutos, 90º, velocidad 4.

Y ya está, solo queda montar la lasaña, un poco de bechamel al fondo, dos placas, un poco de las espinacas y un poco de bechamel, dos placas más, bechamel + espinacas + bechamel, una capa más y napamos de bechamel.






Cuando terminamos de montarla cubrimos de bechamel, añadimos parmesano rallado y al horno precalentado a 180º unos 25 minutos. El tiempo es para que se caliente y se hagan bien las placas, luego un pelín de gril y ya está.



Bueno, y el asunto de Arola, que si no lo cuento me da algo, estaba yo en Bonneville, una tienda-taller de restauración y accesorios Harley. Estaba yo allí con el husband felicitando el año a los amigos, cuando para una Triumph en la puerta, se baja un "chico" y entra como todo el que entra a la tienda a preguntar por unas piezas, y yo me quedo mirando ... ¡¡ ohmygod es Arola ¡¡, vale pues salimos a ver su moto (esto es lo que se hace normalmente) y mi marido y Victor (el de la tienda) hablando con él tranquilamente de motos y claro yo así como medio idiota, leñe, que es mi guru cocinero, le dije, o balbucee, que me gustaba la cocina, una gran frase, no dije más, cuando se fue se despidió y me dio dos besos. ¿Que no es absolutamente estupendo?.

Vale, lo suyo sería haberle pedido una foto para el blog, haberle preguntado cosas, o a saber, pero tampoco era el momento, para que luego digan que no tiene nada que ver montar en moto con tener un blog de cocina.



ea, a trabajar que estamos en 2010.