miércoles, 13 de enero de 2010

Macrobiótica, me gusta



Estoy leyendo sobre alimentación macrobiótica y me gusta, por internet hay mucha locura al respecto y muchas cosas raras, he llegado a leer que una dieta macrobiótica es la que no lleva sal, ni azucar, ni pan ... en fin, a mi me ha gustado especialmente el artículo de la wikipedia; y ahora me estoy leyendo el artículo largo. Esta misma tarde voy a coger unos libros en la biblio para informarme un poquito más.

He recortado unos trocitos del artículo que me han motivado a seguir leyendo sobre esto:

En la macrobiótica se encuentran principios equivalentes a los de la mayoría de cocinas ancestrales del mundo entero.

George Ohsawa, filosofo japones (padre o difusor de la macrobiótica aún no lo tengo claro) consideraba que tras la mentalidad ancestral oriental hay un "principio único" o "principio universal" que permite captar de manera eficaz el funcionamiento del mundo, ayudando en la práctica a comprender y asumir las vicisitudes de la vida.

La filosofía oriental defiende que el cuerpo, el pensamiento y el espíritu forman un todo, Ohsawa explica que si se come según este principio, el organismo entero se armoniza (en primer lugar físicamente y después mentalmente) haciendo que el entendimiento se vuelva más claro, capaz de percibir mejor la realidad. Así, el hecho de que una alimentación como ésta pueda mejorar poco o mucho el estado de salud, permite que también se la pueda considerar como un mero "higiene de vida" o régimen "sano".

Por otra parte, Ohsawa utilizaba a menudo la palabra "macrobiótica" para designar, de manera genérica, un comportamiento que según él corresponde a una actitud "justa" (es decir, en acuerdo con las "leyes de la naturaleza"). Por ejemplo, calificaba al cristianismo o al budismo de "enseñanzas macrobióticas", así como a ciertas personas que, sin conocer Yin y Yang, han captado intuitivamente este mecanismo o bien que han conseguido vivir de una manera "libre" y "independiente", "realizando sus sueños uno tras otro" (lo cual es, en definitiva, el objetivo que Ohsawa quería ayudar a alcanzar con su método).

En definitiva, se puede definir la manera macrobiótica de comer de diversas maneras, todas ellas correctas: como un camino de desarrollo personal global, que permite mejorar el estado de conciencia, como un régimen bueno para la salud o incluso como una medicina natural; todo depende del nivel en el cual se la sitúa

Para alcanzar este primer objetivo, uno de los leitmotiv que Ohsawa utilizaba para resumir este sistema alimenticio y de vida era la noción de vivere parvo, es decir, "vivir de forma pobre" o "vivir sólo con lo que es necesario".


Continuará ...