jueves, 7 de enero de 2010

Lasaña de Verdinche y dos besos de Arola

La primera entrada del año, ¡¡ viva el blogismo y el 2010 ¡¡

Esta entrada muestra mi idiosincrasia alimenticia y cocineril, no es que me vea basicamente reflejada en una lasaña de espinacas, pero me hace mucha gracia haberla hecho con el therrormix y haber usado una pasta delicatessen Decceco que compre hace siglos.

Además casualmente la harina es ecológica, la compraría de capricho y ahí está, la voy usando como una harina cualquiera, y la leche también ecológica porque casi me da un queseyo el otro día que agríe una brick de leche del Lidl, culpa exclusivamente mía, llevaba lo menos dos semanas en la nevera abierta y trasvasada a la "botella de la leche". Efecto rebote, de 0,47 brick de leche en versión comproeconómico si o si, a 1,15 de la President ecológica, porqueyolovalgo.

En fin, si a eso le sumamos que me entretuve pesando y sacando las cositas, que me gusta a mi cocinar preparando todos los cacharretes y que me lo paso como una enana con mi báscula vieja, pues eso, no podía tener mejor humor para empezar el año.

Ingredientes

Para que sea una lasaña:
8 Placas de pasta para Lasaña
50 gr. de Queso Parmesano rallado

Para el relleno:
500 gr. de Espinacas Congeladas de las que vienen en montoncitos
6 Dientes de Ajo
25 gr. de Piñones
25 gr. de Pasas
25 gr. de Nueces
Un chorretón de aceite
sal y pimienta

Para la salsa a medio camino entre bechamel y veloute:
50 gr. de Mantequilla
50 gr. de Harina
500 gr. de líquido que sacamos del caldo de cocinar las espinacas más leche
Nuez moscada
Pimienta y poca sal.

Lo primero es pelar los ajos y picarlos en el thermomix. Programamos velocidad 5 y dejamos caer los ajos por el bocal, luego añadimos un chorretón de aceite dejandolo resbalar por las paredes para bajar más facil los restos de ajo picado. Programamos 3 minutos, temperatura varoma, velocidad 1.



Hace ya tiempo que me dijeron que la pasta para lasaña no hace falta cocerla si la pones una buena bechamel, que se hace en el horno, pero no me lo creía y no lo había intentado. Y esta vez si, las placas de lasaña las he montado tal cual vienen, y no son de estas de coccion rápida ni nada de eso, son de las normales de toda la vida.

Y quedo de lujo, porque la pasta quedo al dente, mira que las lasañas siempre suelen desparramarse al servirlas, pero esta no, supongo que dejar las placas "al natural" es lo que tiene.

Ya tenemos el aceite con los ajos sofrito, encajamos la mariposa en las cuchillas y echamos las espinacas congeladas, en vez de un bloque de medio kilo, he usado esas que vienen en montoncitos que son más prácticas para usar directamente congeladas. Añadimos las pasas, las nueces y los piñones, salpimentamos y programamos 15 minutos, 100º, V1.

Y así de sencillo que se vayan haciendo las espinacas. Mientras yo voy a ir pesando la mantequilla y la harina para hacer la bechamel parte en el microondas y parte en el thermomix.





Las espinacas cuando estén hechas habrán soltado bastante líquido y nos las ingeniamos con el cestillo para recoger todo el caldo de las espinacas, escurriendolas bien.



Con este líquido casi verde y leche vamos hacer la veloute.



Una bechamel - veloute clarita epecial para lasañas que van al horno con pasta seca y sin cocer. El líquido lo pasamos a la thermomix (la leche más el caldo de las espinacas) y en el microondas en una taza ablandamos la mantequilla, la mezclamos con la harina de forma que nos quede una cremita (esto es un roux en versión modernoexpress), echamos la cremita también en el thermomix, sal pimentamos y añadimos un poquito de nuez moscada. Programamos 5 minutos, 90º, velocidad 4.

Y ya está, solo queda montar la lasaña, un poco de bechamel al fondo, dos placas, un poco de las espinacas y un poco de bechamel, dos placas más, bechamel + espinacas + bechamel, una capa más y napamos de bechamel.






Cuando terminamos de montarla cubrimos de bechamel, añadimos parmesano rallado y al horno precalentado a 180º unos 25 minutos. El tiempo es para que se caliente y se hagan bien las placas, luego un pelín de gril y ya está.



Bueno, y el asunto de Arola, que si no lo cuento me da algo, estaba yo en Bonneville, una tienda-taller de restauración y accesorios Harley. Estaba yo allí con el husband felicitando el año a los amigos, cuando para una Triumph en la puerta, se baja un "chico" y entra como todo el que entra a la tienda a preguntar por unas piezas, y yo me quedo mirando ... ¡¡ ohmygod es Arola ¡¡, vale pues salimos a ver su moto (esto es lo que se hace normalmente) y mi marido y Victor (el de la tienda) hablando con él tranquilamente de motos y claro yo así como medio idiota, leñe, que es mi guru cocinero, le dije, o balbucee, que me gustaba la cocina, una gran frase, no dije más, cuando se fue se despidió y me dio dos besos. ¿Que no es absolutamente estupendo?.

Vale, lo suyo sería haberle pedido una foto para el blog, haberle preguntado cosas, o a saber, pero tampoco era el momento, para que luego digan que no tiene nada que ver montar en moto con tener un blog de cocina.



ea, a trabajar que estamos en 2010.