jueves, 26 de noviembre de 2009

Nidos al Pesto pero Casero

Y es que no me gusta el pesto comprado, solo lo he probado una vez, además de marca supuestamente buena, y me pasa como con el tomate frito, no se parece en nada al casero. La mayonesa algunas marcas la tienen más conseguida, pero lo que es el pesto y el tomate frito, o casero o no me gusta.





Hablando de todo un poco, como ultimamente compro bastante en Lidl, resulta que su pasta seca no es mala, estos nidos son de su marca blanca y están muy bien, como los tallarines, los macarrones y el arroz que es lo que llevo probado. El defecto es que los paquetes son feos, por ejemplo los macarrones son bolsas de kilo, y quedan horrorosas cuando abres el armario. Para la leche, que también la compro LIDL, lo he solucionado trasvasándola a una botella de cristal como las clásicas de la casera, pero la pasta aún no la he "empaquetado" en versión bonito, pero la calidad me gusta.



La planta de albahaca también la he comprado en Lidl, si la riegas por debajo con un platito aguanta unos meses, como nosotros somos dos no me la carge entera para hacer el pesto, solo le corte unas hojitas. La receta es la del libro de la secta, "Un Nuevo Amanecer" con Therrormix, con las cantidades adaptadas para dos personas.

Salsa Pesto
100gr. Parmesano / Para dos 30gr.
50gr. Hojas de Albahaca / Para dos 15gr.
2 Dientes de ajo / Para dos 1 ajo pequeño, a mi me gusta mucho el ajo.
50gr. Piñones / Para dos 15gr.
250gr. Aceite / Para dos 75gr.
Sal y Pimienta
50 gr. de agua de cocer la pasta / Para dos un poco con el cucharón a ojo.

Trocee el queso y rallelo presionando el botón turbo 5 veces y luego programando 15 segundos a velocidad 5 - 7 - 9 progresivo.
A continuación añada los ajos, los piñones y la albahaca.
Vuelva a repetir la misma operación.
Cuando tenga todo bien triturado y homogeneo como si se tratase de una mayonesa, vierta poco poco el aceite a velocidad 5, añada el agua y mezcle.
Rectifique la sazón si fuera necesario.





Como yo hago las cantidades para dos, hay que tener un poco de maña con el thermomix para al triturar que quede una pasta, es muy sencillo, solo hay que moverlo con la paleta. Realmente es de esas recetas que merecen la pena, si se hace la cantidad completa aguanta en la nevera pero te cargas la planta enterita.

martes, 17 de noviembre de 2009

Conservas Serrats



Hace unos días me llego un mail de conservas Serrats proponiendome un trato: ellos me regalan un lote de degustación de sus productos y yo les escribo un par de recetas con ellos. La verdad es que el trato me pareció estupendo, y acepte encantada.

Ayer mismo me llego el lote y tengo la cabeza loca pensando recetas, la verdad es que las conservas buenas poca elaboración requieren pero un trato es un trato, asi que la tentación de abrir una botella de vino y lanzarme a la degustación, no no no.

Continuará ...

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Cocido vegetariano en versión express



Este es el cocido que suelo hacer en invierno, no tiene nada que ver con el que hacía mi madre, ni con el clásico cocido madrileño. Basicamente es un guiso de garbanzos con verduras, lo comemos seco, sin el caldo, con una vinagreta acompañando los garbanzos en caliente.

Para las verduras suelo comprar una bandeja de estas que vienen verduras variadas, no es que me emocionen esas bandejas porque siempre traen demasiadas zanahorias, pero son prácticas. En esta ocasión cojí una bandeja del LIDL y me sorprendió que trae colinabo y otra raiz blanca alargada ¿?.

A las verduras de la bandeja le incorporo media cebolla, una patata, dos ajos y en esta ocasión, un trozo de calabaza.



Lo primero es poner la víspera los garbanzos a remojo, la legumbre seca aún no es excesivamente cara, por lo que suelo comprar los saquitos de tela que generalmente llevan garbanzos de mejor calidad que las marcas blancas. Si me acuerdo, en el remojo incluyo un trozo de alga kombu que luego desecho con el agua.

Las verduras las limpiamos y pelamos, dejándolas enteras. Escurrimos y aclaramos los garbanzos.



Una vez todas las verduras limpias, ponemos en la olla rápida los garbanzos y las verduras.



Cubrimos de agua, si queremos guardar caldo ponemos un pelín más, sino solo cubrir. Echamos un chorrín de aceite y las especias, importante el tema de las especias porque junto con la vinagreta final es lo que nos da el sabor. Generalmente pongo pimienta negra en bolas, comino en grano, un par de clavos de especia, una cayena y sal (dicen que los garbanzos la sal se echa una vez cocinados, lo hago de las dos formas, a veces echo la sal antes y otras después, más comodo antes y la diferencia inapreciable).

Cerramos la olla, encendemos el fuego, esperamos que salga la válvula y cuando vemos asomar la segunda rayita, bajamos el fuego al mínimo y contamos ocho minutos. Pasado el tiempo, vamos dejando escapar el vapor poco a poco y en unos cinco/diez minutos, podremos abrir la olla.

Yo pongo en una fuente las verduras con los garbanzos y sobre los garbanzos echo una vinagreta, nos lo comemos en caliente.

Y esto es lo que yo llamo cocido.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Risotto de Calabaza con Setas Secas

Para la cena de todos los santos, así con los colores de moda, naranja y negro. La verdad es que la mezcla de calabaza y setas queda espectacular, en esta ocasión setas secas, ya que la última receta era con setas congeladas y no está el asunto para comprar frescas.

Los ingredientes para el risotto:

Un taza de arroz
Dos rodajas de calabaza
Un puñado de setas secas
Algo más de media cebolla
Dos cayenas
Algo menos de medio vaso de vino blanco
Unas ramitas de perejil
Dos nueces de mantequilla
Parmesano recién rallado
Aceite de oliva
Sal y pimienta

No pongo cantidades en gramos porque no lo he pesado, cuando haces una receta habitualmente ya le cojes el punto a las cantidades, osea que cocino a ojo, pero tengo un precioso libro de risottos por si me olvido.

Como caldo voy a usar el agua de remojo de las setas, lo primero que tenemos que hacer, al menos tres horas antes, es poner a remojar las setas en agua tibia (del grifo). Las dejo en un cazuelita de pyrex con tapa, porque me da a mi que al hidratarse tapadas el agua conserva mejor el sabor de las setas.



Colamos el agua de hidratar las setas en un cazo. Es mejor colar el líquido para evitar que quede algún resto de arenilla que a veces suelen tener las setas secas, el cazo lo vamos a mantener todo el tiempo al fuego con el caldo caliente.



Otras veces cuando hago Risotto de Calabaza vacio la calabaza para usarla en la presentación, pero esta calabaza no tenía una forma muy adecuada. Como vaciar una calabaza aquí.





Escogemos una cazuela de fondo grueso donde ponemos el aceite y una nuez de mantequilla. He probado hacer risotto solo con mantequilla, pero me resulta muy empalagoso, también he probado solo con aceite, pero le falta un puntito de sabor, por eso mezclo aceite con un poquito de mantequilla.



En este aceite amantequillado rehogo la cebolla con las dos cayenas (la cayena es opcional, pero muy recomendable, no queda picante y le quita un poco del dulzón de la calabaza). Mientras se hace la cebolla voy cortando la calabaza.





Con la calabaza cortada en cubos, la incorporo a la cebolla y doy unas vueltas. Y voy picando las setas.





Echo las setas con la calabaza y rehogo, pico el perejil y lo incorporo. Añado un chorrito de vino blanco y espero que evapore el alcohol.





Entonces añadimos el arroz. Me gusta que todo el arroz se rehoge, pasando por el fondo de la cazuela antes de empezar a añadir el caldo.





Cuando ya tengo todo rehogado y seco, añado el primer cacito y pongo en marcha el reloj. Cuento quince minutos, aunque el caldo lo voy añadiendo poco a poco según lo pide el arroz, tengo el reloj para saber como va de tiempo y que no se me pase, tiene que quedar al dente.



El caldo no es más que el agua de remojo de las setas al que he añadido un poquito de sal y pimienta. También salpimento el risotto, como a media cocción. Como la calabaza es blandita, no hay que rehogarla en exceso para que no desaparezca al cocer el arroz, esta bien que se deshaga pero aún tenemos que encontrar algún pequeño tono naranja al servirlo.



Cuando vemos que el arroz está, que viene a ser a los quince minutos del reloj. Apagamos el fuego. Incorporamos una pequeña nuez de mantequilla y removemos.



Echamos el parmesano que teníamos rallado.



Lo mezclamos todo bien,



Y nuestro risotto listo para comer. Estas cazuelas se desmontan las asas, asi que nos lo comimos directamente de la cazuela, riquísimo.



A todo esto, o no hago fotos o me paso, en fin ...

¡¡¡ FELIZ MARTES ¡¡¡¡