martes, 17 de febrero de 2009

A la compra con atención plena

El viernes en la caja del supermercado me robaron unos 8 euros en productos. En parte fue culpa mia, que por no dejar a la gente esperando, sin haber terminado de recoger, page a la cajera. En parte fue culpa de la persona ladronzuela que iba detrás, que tuvo el santo morrazo de "recoger" parte de los productos que yo había pagado. Y en parte fue culpa de la cajera, que sin esperar a que yo terminara de guardar mis cosas, empezo a cobrar al siguiente cliente.

El resumen es que llege a casa sin una parte de la compra, casualmente la parte más especial, el paquete de bacalao ahumado, el lomo ibérico, las anchoas ... ya podría haberme mangado las cebollas o el desodorante, que digo yo que si lo hacen por necesidad.

Supongo que no hace falta comentarios, me enfade un ratillo, luego llame por si me lo había "dejado", y finalmente he concluido que a partir de ahora iré a la compra con más cuidado. Antes tenía cuidado en el aparcamiento, e intentaba no descuidar el bolso en el carro, también cerraba el coche al devolver el carrito para recuperar la moneda, y ahora tendre que vigilar la compra en la caja.

Mira que siempre me ha parecido muy petarda la gente que tranquilamente recoge sus cosas y deja esperando a la cajera y a toda la cola, y no paga hasta tener todo bien ordenadito y recogido en su carrito, pero ahora lo entiendo.