martes, 24 de junio de 2008

Ensalada Mixta de Lechuga Romana

La ensalada de toda la vida, la que pedía mi madre cuando comíamos fuera: una ensalada mixta.

Como estoy "a ver si me quito dos kilos", ayer cene ensalada, y como tengo un cuchillo chulo que me regalo Clara y un truco para conservar la lechuga en la nevera, y otro para dejar la ensalada preparada, pues hice fotos, aunque como siempre a medias y me falta la presentación final pero otro día hago la foto y la subo.



Cuando compro la lechuga la envuelvo en film bien apretadita y la dejo en la nevera, encima de la zona de cajones, donde supuestamente va la carne que hace más frío, así me dura unos días más.

El cuchillo verde es el que me regalo Clara, dicen que con ese cuchillo la lechuga no se oxida ... nose ... pero es chulo, es un cuchillo de plástico verde. Separo las hojas que voy a utilizar y guardo lo que me queda bien envuelto en el mismo film.



Ahora toca el proceso de lavado y centrifugado, si me fuera a comer la ensalada en el momento pues a veces no la centrifugo por no enredar con tanto cacharro, pero cuando la hago para comer luego siempre la dejo bien sequita.



Mido, con el plato que voy a usar para llevar a la mesa, más o menos lo que vamos a comer, lo que sobra lo guardo en un tupper bien llenito y aguanta dos o tres días en la nevera.

Lo malo del cuchillo verde es que no corta bien otra cosa que no sea lechuga, asi que hay que sacar el cebollero para ir cortando la cebolla, el tomate, el pepino y el pimiento. Lo envuelvo todo en film y lo dejo preparado en paquetitos, luego a la hora de comer es solo montar la ensalada y poner las yemas de espárrago, el atún y un par de huevos duros. El aliño: sal, vinagre de jerez y aceite de oliva virgen.



Y así preparado se puede dejar desde por la mañana, que si no cuando subes a casa por la noche ya no apetece ponerse hacer ensalada, da pereza, y a cenar cualquier otra cosa, tipo tapita de queso y cervecita.