martes, 1 de abril de 2008

Caldo de Pescado - Caldo Corto

Esto es un básico indispensable, es una pena usar pastillas, y un derroche comprar la misma pastilla hidratada en agua, es decir los caldos en brick, cuando salieron pense que no tendrían ningún éxito, pero me equivoqué.

Hacer una caldo de pescado, base para muchas recetas, es lo más sencillo del mundo. Hay mil recetas, voy a poner una de Cristina Galiano que es la que sigo habitualmente, por supuesto que se pueden cambiar las cosas y echar las verduras que tengamos a mano, por ejemplo en la foto como no tenía perejil, pues puse un poco de apio, las raspas y cabezas siempre de pescado blanco, en este caso Gallo, que está de temporada. Y si tenemos cabezas de gambas o jugo de cocer mejillones o almejas, pues también se lo podemos echar.

Las fotos la verdad es que no dicen mucho, es un simple caldo



Caldo de pescado o Caldo corto

- Espinas, cabezas y pieles de Pescado Blanco
- Una Cebolla
- Una hoja de Laurel
- Unos granos de Pimienta
- Una rama de Perejil
- 3 o 4 dientes de Ajo sin pelar
- El zumo de medio Limón
- 1dl. de Vino Blanco
- Sal
- 1l. de Agua

"Lavad en abundante agua las espinas y cabezas hasta eliminar por completo los restos de sangre y ponedlas en una buena olla o cacerola.
Pelad la cebolla y cortarla en trozos o rodajas.
Echad el resto de ingredientes en la olla, tapadla y, cuando empiece a hervir, contad cinco minutos, el tiempo justo para que las verduras se ablanden y suelten todo su sabor. No se debe cocer demasiado, porque las espinas terminarían por amargar. Colad, usad, conservar o congelar"
NOTA

Y aquí tenemos el caldo ya colado y en este caso listo para congelar, lo usaré seguramente para un arroz.




NOTA:
pág. 187; Libro: Bajo Cero. Conservación y congelación de nuestros alimentos.Autor: Cristina Galiano; Ed.: Plaza y Janés