viernes, 15 de febrero de 2008

Pisto de Calabacín

He estado un tiempo sin publicar nada, mi intención era cerrar el blog, pero al final he decidido continuar con él. Es una buena forma de tener mis recetas guardadas y aunque evidentemente no están a la altura de otros blog que visito, son "mis" recetas, son sencillas pero es lo que comemos en casa. Asi que retomo el blog con un Pisto.

En mi casa el pisto se comía siempre con huevo frito, yo ahora lo acompaño con macarrones (integrales y ecológicos casi siempre). Suelo congelar para otras veces. Aquí en la foto vemos el pisto ya preparado para congelar. Si nos fijamos el tupper que está detrás está cubierto con un papel de cocina, lo dejo así hasta que enfría del todo, si ponemos la tapa, aunque la dejemos un poco abierta condensa agua que luego nos va a caer sobre el guiso, y dejarlo destapado hasta que enfríe no es bueno. Por eso lo cubro con papel de cocina. Lo leí en un libro de Cristina Galiano.



Y el pisto es lo más sencillo del mundo, necesitamos:

- Un calabacín
- Pimiento. Podemos usar verde o mitad verde y mitad rojo, cantidad el mismo peso que de calabacín.
- Cebolla, también el mismo peso que de calabacín.
- Uno o dos ajos.
(Y si no tenemos báscula a ojo: un calabacín, una cebolla y dos pimientos verdes, o uno verde y medio rojo).
- Aceite de Oliva (uso oliva virgen de primera presión en frío).
- Una lata de medio de tomate triturado.
- Y especias al gusto, se las hecho después de incorporar el tomate, pongo sal, pimienta, un poco de tomillo y una cayena

Y facil, rehogamos el ajo picado en el aceite, incorporamos la cebolla y el pimiento, esperamos unos minutos y echamos el calabacín, cuando todo empieza a ablandar echamos el tomate, tapamos y en unos quince minutos está listo.