miércoles, 5 de diciembre de 2007

Pasta Fresca



Para hacer pasta fresca casera necesitamos harina y huevos, por cada 100gr. de harina usamos un huevo, media cucharadita de aceite y un pizca de sal. Podemos hacer pasta normal o pasta de colores, para la pasta negra, solo necesitamos añadir una bolsita de tinta de calamar.

Lo más fácil es amasar con máquina, aunque también puede hacerse a mano. Con el thermomix 21 para 400gr. de harina, 4 huevos, una cucharada de aceite y una pizca de sal, ponemos los ingredientes en el vaso en orden: harina, huevos, aceite y sal. Y programamos 15 segundos a velocidad 6 y después 2 minutos a velocidad espiga.

No he probado las máquinas que lo hacen ellas todo, echas por un lado la harina y el huevo y por el otro salen espaghettis, ... le tengo capricho a esas maquinejas ...

Mirad aquí una foto de pasta negra (con tinta de calamar)


Una vez tenemos la bola de masa hay que dejarla reposar, en el frigorífico al menos una hora, o sobre la encimera cubierta con un bol de vidrio para que descanse y se afloje.

Para dar forma a la masa y crear espaghettis utilizo la máquina Imperia, me la regalo Mafalda, del foro Mundo Recetas y se lo agradezco.



Estirar la masa es sencillo, os voy a poner una explicación que copie de internet, es de Mar Argentina y la verdad, mejor explicado que ella no lo voy hacer con mis palabras:

Preparas la máquina en el punto que los rodillos estén más separados.

Cortas una rodaja de la masa de unos 2 cm. de grosor, la aplastas sobre la harina de ambos lados y comienzas a pasarla entre los rodillos. Luego la doblas en tres y pones la parte abierta hacia arriba, vuelves a pasarla un par de veces, siempre espolvoreándola con harina extra para que no se pegue, pasando la mano sobre la masa para extender la harina y no tenga exceso. Este proceso se llama sobado, yo la paso 3 veces doblada en 3 y dos veces a la mitad. Este paso es como si la amasaras a mano, ayudará a que quede bien lisa.

Luego pasas al punto siguiente, dejas pasar la masa, y ya comienzas a afinarla en cada punto que sigue, así sucesivamente hasta llegar al ANTEÚLTIMO PUNTO (ya que el último te quedará demasiado fina). Lo ideal es que sean de un largo de unos 35 cm., aquí podrás ver que la tira está cortada al medio.

Llegado a ese punto, cambias la manibela a los rodillos de corte, eliges cual quieres, si más anchos o más finitos, en este caso son finitos y ayudándote con las manos comienzas a pasarla y giras sin parar hasta que salga la pasta lista. La cuelgas en un palo limpio (uno de escoba limpio estará bien, si no tienes el colgador) para que se oree.

Y sigues repitiendo la misma operación con cada uno de los trozos de masa que has cortado del bollo. Si las quieres secar, las dejas colgada hasta que estén bien secas, las acomodas sobre una bandeja y si quieres puedes congelarlos.

Luego cuando la vayas a usar, pones la cacerola con abundante agua y cuando llega al punto de ebullición, le agregas sal gruesa, cuando vuelve a romper el herbor hechas la pasta y mezclas, en un par de minutos estará lista, ya que la masa casera se cocina muy rápido, la acompañas a gusto.


La masa una vez estirada debe secar un poco, podemos ayudarnos de un colador o inventarnos algún secadero, también los venden claro, mirad unas fotos de dos procesos de secado:

Aquí secando tallarines de pasta negra con un apaño con el palo de la escoba:


Y esta es pasta al huevo en el colador:


Hacer pasta fresca es divertidísimo, y merece la pena el sabor, sin duda. Hay quien una vez echa la congela, yo lo he probado y creo que pierde mucho, vamos que con el trabajo que lleva hacerla es una pena congelar, y total si te vas a comer un plato de espaghettis ... te puedes comer dos.